Historias

Esta app te enseña a escribir el e-mail perfecto para cada persona

¿Es este el futuro de la comunicación?

En Her, Theodore Twombly se dedica a escribir cartas a mano por encargo. Su objetivo siempre dar con las palabras adecuadas para despertar las emociones del receptor. Ahora existe algo parecido en la vida real. Pero para tus e-mails.

“¿Qué debería poner en el asunto?”. “¿Es demasiado informal empezar con un simple “hola?”. “¿Debería incluir algún emoticono?”. “¿Y una broma?”. “¿Cuantos signos de exclamación debería poner?”. “Si me despedido con “un beso” quizá cree que me estoy tomando demasiadas confianzas”. “Pero poner “un saludo” es tan frío...”.

Escribir un email puede ser una tarea extremadamente estresante. Especialmente cuando se trata de cuestiones profesionales. Para intentar subsanar este pequeño drama diario nace Crystal, una aplicación que promete enseñarte a escribir los correos más adecuados según quién sea la persona al otro lado de la pantalla.

Una vez instalado en tu navegador, Crystal escruta los datos públicos de la persona a la que quieres escribir y te indica el estilo de comunicación que prefiere dicha persona. Sí, es un tanto invasivo. Pero podría ser útil. Y quizá un indicador de como será la comunicación del futuro.

Para saber qué tipo de comunicación te gusta, la tecnología del servicio examina todo aquello que hayas escrito y sea público. Es decir, básicamente todo lo que compartes en la redes sociales. Su algoritmo analiza factores como las estructuras gramaticales que prefieres o tu estilo de escritura y los combina con lo que otros han escrito sobre ti. Una vez ha recogido todos los datos, te identifica como uno de los 64 arquetipos comunicativos que la empresa ha creado a partir de los modelos clásicos de tipos de personalidad.

Una vez ha aprendido lo que le gusta a la otra persona, Crystal te hace sugerencias sobre qué extensión debería tener el correo, qué frases deberías utilizar o cuáles deberías evitar. Incluso te ofrece e-mails completos escritos por su algoritmo.

Esta última idea es la verdadera clave de las implicaciones que tiene una tecnología como ésta. El futuro que quiere dibujar Crystal es uno en el que apretar un botón nos proteja de los errores. Un futuro en el que la comunicación deje de ser humana para ser estrictamente funcional.

El planteamiento de la herramienta recuerda a Pplkpr, una app destinada a escoger qué amigos te convienen más, distinguiendo entre aquellos que merecen tu tiempo y los que no. Pplkpr es una sátira, pero no deja de ser un reflejo de ciertas dinámicas sociales.

Cada vez es más habitual que los algoritmos incidan en nuestros sentimientos. El ejemplo más evidente de ello son las páginas y aplicaciones de contactos, en las que millones de datos se entrecruzan para ayudarnos a elegir a la persona que más nos conviene. 

Nuestros teléfonos, por su parte, cada vez incluyen más opciones de autocorrección y sugerencias de respuesta. Por una mezcla de vagancia y miedo a equivocarnos, estamos dejando que la tecnología decida lo que más nos conviene. Teníamos autocorrector de palabras, de frases y de textos. Ahora ya tenemos autocorrectores de e-mails. Pero, ¿qué pasará cuando necesitemos un autocorrector de emociones?

Un algoritmo nunca entenderá que la persona que más feliz te haga quizá no sea la que más te convenga.

¿Qué pasará cuando necesitemos un autocorrector de emociones?

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar