Historias

Dejó su trabajo aburrido y ahora vive de recorrer el mundo con su cámara

Tu vida es una mierda al lado de tanta belleza

Cierra los ojos. Imagina el lugar en el que te gustaría estar ahora, ese rincón mágico en cualquier parte del mundo al que, si pudieras, te escaparías ahora mismo.

¿Qué tal algo como esto?

¿Esto quizá?

Y si es eso lo que quieres, ¿por qué no lo haces? ¿Por que no lo intentas al menos?

El deseo de huir de la costumbre y escapar del ruido urbano siempre está ahí. La naturaleza como punto de fuga, como vía de escape frente a una rutina productiva que termina secuestrando la vida. Muchos han sentido esa llamada. Pocos, sin embargo, se atreven a seguir sus impulsos.  

Eelco Roos lo hizo. Tras diez años trabajando como especialista en sistemas y tecnologías para IBM en Amsterdam, nuestro protagonista decidió mandar a la mierda su trabajo bien pagado para probar a vivir de su otra pasión: la fotografía.

Lo de Ross no fue un salto al vacío. Durante años simultaneó su trabajo en el sector tecnológico con su hobby fotográfico. Lo de disparar instantáneas era un asunto privado, su válvula de escape creativa. Pero todo empezó a cambiar gracias al calor de las redes sociales.

Como muchos otros aficionados a las cámaras, Ross decidió un buen día descargar Instagram. Lo hizo por simple curiosidad y con ánimo descreído. "Me costaba creer que un dispositivo móvil pudiera tomar buenas fotos", asegura. Sin embargo, fue probar y quedar enganchado.

Roos empezó a compartir imágenes de su entorno, de sus mascotas, escenas que capturaba de camino al trabajo... Nada fuera de lo normal, pero su popularidad en la red social empezó a crecer, gracias, sobre todo, a las fotos que tomaba durante sus viajes.

Cuando alcanzó la cota de los 100.000 seguidores, nuestro hombre empezó a recibir llamadas que no esperaba. Había marcas que querían trabajar con él, usar su ojo fotográfico para sus campañas online. Campañas que a menudo implicaban viajar hasta rincones remotos del mundo en busca de escenarios únicos.

Roos no supo decir que no.

Aquello fue el comienzo del cambio. Poco a poco, sus encargos como fotógrafo freelance le empezaron a robar cada vez más tiempo. Ponía sus dos trabajos en la balanza y... no había color.

Entre su puesto en IBM y la fotografía nómada, Roos eligió lo segundo.

Eelco ha capitalizado su popularidad en la red y su experiencia trabajando con marcas y ahora se dedica a impartir workshops y a ejercer de consultor para empresas que quieren promocionar sus productos a través de Instagram. Pero la mayor parte de su tiempo lo pasa viajando, retratando la belleza inagotable del mundo con sus cámaras.

"Es un sueño hecho realidad", comenta.

Ahora tú. Cierra los ojos y piensa. ¿Cuál es tu sueño?

El mundo es tu casa

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar