PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

14 trucos infalibles para ganar cualquier discusión

H

 

Número 6: Tonto el primero que hable… 

Carlota Ming

08 Octubre 2014 16:26

¿Qué es lo que tienen algunos que siempre ganan? ¿Que aunque se equivoquen consiguen rodearse de sonrisas y palmaditas en la espalda? ¿Es magnetismo físico? ¿Es el poder de la autoconfianza?

Impresionar a un grupo de desconocidos, lograr un ascenso, caer bien sin esfuerzo o conseguir más de 400 retweets no son proezas siempre vinculadas al peso objetivo de nuestras frases. La fórmula secreta para ganar o salir airoso de cualquier situación se compone de sencillos trucos psicológicos y hasta posturales.

Al menos eso es lo que se deriva de numerosos foros y páginas dedicadas a abordar esta cuestión. Del hilo de Reddit a este otro de Quora pasando por páginas como Distractify y Thought Catalog, el esfuerzo de Internet por desenmarañar las claves de la retórica es impresionante. 

Estos son algunos de los mejores.

1. El primer y el último bocado. La mayoría de la gente sólo recuerda lo primero y lo último que ocurre en una conversación, apenas lo del medio. Si tienes que concertar una entrevista, es mejor estar en uno de los dos extremos del horario. Tener la última palabra sí cuenta.

2. Firmes. Ponte recto y saca las manos de los bolsillos. Llevar la cabeza bien alta no es un cliché o una manía de nuestras madres. Te sentirás mejor y despertarás más confianza. Como se demuestra en el siguiente vídeo, lo que ves es lo que oyes.

3. Modo Eastwood. Calma. Saber callar y frenar nuestros impulsos puede ser una gran inversión social. Un usuario de Reddit explica que cuando alguien se enfada con él, su método favorito es estar tranquilo. Eso pone furioso a su interlocutor y hace que después se avergüence.

4. No dudes. Evita las muletillas tipo “creo”, “pienso que” o “diría” a no ser que sean absolutamente necesarias. Restan fuerza y convicción a tus enunciados. 

5. Espejito, espejito. Si trabajas de cara al público, procura tener un espejo en tus espaldas. Eso hará que los clientes vean su rostro todo el tiempo y que relajen sus enfados. Otro truco: si quieres que otra persona confíe en ti rápidamente, imita su postura: piernas cruzadas, enfoque del cuerpo. Eso generará una afinidad inconsciente contigo.

6. Tonto el primero que hable. Este truco tiene especial interés para comerciales y vendedores. Una vez has expuesto las características del producto y su precio, calla y espera una respuesta. Aunque el silencio sea incómodo, el primer que hable ganará la partida. No ocurre siempre, pero sí en muchas ocasiones. Del mismo modo, si preguntas algo a alguien y sólo responde parcialmente, espera y mírale a los ojos.

7. Chicle. Si se acerca una situación que te pone nervioso, como hablar en público, mastica chicle los momentos previos. Nuestro cerebro reacciona rebajando nuestro nivel de alerta: no comeríamos si estuviéramos en peligro.

8. El estrés también es coraje. Ojo: ante los granes retos, los efectos físicos del estrés (la respiración alterada o una frecuencia cardíaca más rápida) pueden ayudarnos. Debes reinterpretarlos de inmediato: tu cuerpo está acumulando coraje. 

9. Buen rollito. Otro de los elementos con los que la gente suele quedarse es cómo les has hecho sentir. En este sentido, peguntar acerca de ellos, mostrar interés, es un gran consejo. Si vas a una entrevista de trabajo, interésate en tu entrevistado: te hace parecer interesante y dinámico.

10. Una pizca de maldad. Cuando una persona está cansada o con el ánimo bajo por una ruptura amorosa, es más vulnerable. El mejor momento para pedir ciertas cosas que te incomodan. Está feo, pero funciona.

11. Fíjate en los pies. Si te aproximas a una conversación entre dos personas y éstos sólo girar sus torsos y no sus pies, no te están dando la bienvenida. Si quieres saber si alguien te presta atención, asegúrate de que sus pies se dirigen a ti.

12. Fíjate en las risas. Cuando un grupo de personas ríe de forma colectiva, cada uno mirará a aquel o aquella con los que tengan más afinidad. Esto sirve para saber qué vínculos o amistades existen en tu lugar de trabajo.

13. Regula tu ira. Si el coche que tienes delante te está poniendo nervioso y crees que conduce como tu abuelo, imagina que es tu abuelo. Recuerda que perder los nervios significa perder.

14. Lenguaje no verbal. Lo hemos oído muchas veces, pero nos cuesta recordarlo. Nuestro cerebro, y por lo tanto también el de los demás, registra más información sobre lo que comunica nuestra cara, postura y actitud que lo que sale de nuestra boca. Para adormecer la parte creativa de nuestro cerebro habría que estar constantemente concentrados al máximo. El siguiente vídeo demuestra los mecanismos neuronales que nos hacen procesar de este modo la información.

share