Historias

21 cosas que pienso cuando tengo que comer solo

Sí, comer solo mola

Me gusta comer solo.

Algunos lo ven como una humillación, como cuando en el colegio te castigaban de cara a la pared.

Y sí, puede ser deprimente.

Muy deprimente.

Pero me lo tomo como un momento para huir.

Aislarme de todo y de todos.

Esconderme del mundo.

Y reconectar conmigo mismo.

Ver las cosas desde otra perspectiva.

Dejar volar la imaginación.

E imaginarme cómo podría cambiar mi vida...

...si me pusiese a hablar con otro comensal solitario.

O decidiera largarme lejos.

Muy lejos.

Comer solo es una excelente manera de pasar cuentas con uno mismo.

Pero a menudo lo hacemos de la forma equivocada.

Y lo acabamos convirtiendo en una extensión de nuestra obsesión.

Hasta el punto de olvidarnos de qué estábamos haciendo.

Y de tanto esconder la cabeza...

...acabamos perdiendo una oportunidad...

...de descubrir algo grande.

 

En realidad, nunca comemos solos

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar