Historias

40 cosas que aterrorizan a los hombres y nunca reconocerán

¿Macho hetero y miedoso? No te preocupes, te entendemos

Hombres: sensibles aunque no lo reconozcan, temerosos aunque se hagan los héroes, en general despistados, y a los que no vendría mal un coscorrón eventual… Sabemos que esto es así. Así que, ¿por qué no decirlo y acabar con la tensión de una vez? Será bueno para todos.

Uno. Quedarse calvos antes de cumplir los 30 años

Dos. Quedarse calvos antes de cumplir los 25.

Tres. Ver a su madre desnuda.

Cuatro. Soñar con su madre desnuda.

Cinco. Excitarse al soñar con su madre desnuda.

Seis. Que una mujer les gane en un deporte.

Siete. Mover la cadera de manera ridícula en la discoteca.

Ocho. Tener el pito pequeño.

Nueve. Aguantar menos de dos minutos haciendo el ñaca ñaca, y que ella diga "no pasa nada".

Diez. Aguantar menos de cinco minutos haciendo el ñaca ñaca, y que ella diga "no pasa nada".

Once. Tirarse un eructo para adentro pero que al final huela.

Doce. Que su novia les recuerde que hay que bajar la tapa.

Trece. Que su novia les recuerde que no hay que mear fuera.

Catorce. Que su novia les regañe por no haber respetado jamás ninguna de las dos reglas anteriores.

Quince. Ver a Brad Pitt en la pantalla y sentir complejo.

Dieciséis. Ver a Christian Bale en la pantalla y sentir complejo.

Diecisiete. Ver a Beatriz Preciado en la pantalla y sentir complejo.

Dieciocho. Que una amiga de su pareja se les insinúe.

Diecinueve. Que su pareja les diga que ha visto porno lésbico.

Veinte. Que su pareja les proponga un trío con otra mujer, y temer que no estarán a la altura de las circunstancias.

Veintiuno. Que su pareja les proponga un trío con otro hombre, y pensar que va a enamorarse del otro.

Veintidós. Engordar y no caber en los pantalones de hace cinco años.

Veintitrés. Echar tripa cervecera.

Veinticuatro. Tener pelos en las orejas.

Veinticinco. Tener pelos en la nariz.

Veintiséis. Llorar delante de un amigo.

Veintisiete. Comprometerse, en cualquier sentido.

Veintiocho. Decir la edad real a la que perdieron la virginidad.

Veintinueve. Reconocer delante de los colegas que no les gusta la cerveza, o el fútbol, o los coches, o incluso la pornografía.

Treinta. Comprarse una camisa nueva pensando que es la leche y descubrir tarde que tienen más escote que sus parejas.

Treinta y uno. Decir “te quiero”.

Treinta y dos. Decir “lo siento”.

Treinta y tres. Decir “qué guapa estás hoy”.

Treinta y cuatro. Que se les considere sólo amigos.

Treinta y cinco. Que se compare su belleza con la de Serge Gainsbourg.

Treinta y seis. Que los niños les llamen “señor”.

Treinta y siete. Que en el bar una tía les diga “¡podrías ser mi padre!”

Treinta y ocho. Admitir que les gusta una película romántica.

Treinta y nueve. Admitir que les apasiona acariciar gatitos.

Cuarenta. Reconocer que llevarían color rosa, que se sienten identificados con Sexo en Nueva York, y que cuando están tristes, muy tristes, necesitan abrazar.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar