PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

La llamaban “loca” por dejar los estudios... y ahora escribe hits para Rihanna

H

 

Se llama Bibi Bourelly y es la responsable de tres temas de 'Anti' y el éxito internacional 'Bitch Better Have My Money'. ¿Mola más que Rihanna?

María Yuste

18 Mayo 2016 20:29

A estas alturas, ¿cuántas veces has canturreado Bitch, Better Have My Money pensando que estabas cantando una canción de Rihanna?

Vale, es cierto que la ha popularizado la cantante de Barbados pero, si hablamos de “maternidad”, la canción es “hija” de otra mujer de infinito talento: Bibi Bourelly.

En los últimos tiempos, varias compositoras de éxitos internacionales como Sia o Charli XCX han decidido dejar las sombras para ponerse bajo los focos. Tal vez inspirada por ellas, Bibi se ha sumado ahora a esa lista.

Solo tiene 21 años pero, además de Bitch, Better Have My Money, ha compuesto tres temas del último disco de Rihanna (Yeah, I Said It, Higher y Pose) y ha trabajado con artistas de la talla de Selena Gomez, Usher y Kanye West.

"Tiene 21 años y ha trabajado con Rihanna, Selena Gomez y Kanye West"

Mitad marroquí y mitad haitiana, Bibi nació en Berlín pero se mudó a Los Angeles tan pronto como un agente la descubrió a través de Instagram.

Bibi es lo que se conoce coloquialmente como una tía dura. Una tía con dos ovarios. Alguien a quien, como ya ha dejado bien claro, no querrías deberle dinero...

Probablemente, tampoco tenerla de compañera de clase. Desde siempre tuvo claro que lo suyo era la música y, ya de niña, se rebelaba contra el colegio. Algo que sigue haciendo desde sus canciones en las que explora temas como la igualdad de derechos, la lujuria o el empoderamiento.

Bibi tiene claro que quiere centrarse en su carrera personal. Hasta la fechas ha lanzado tres singles de un EP llamado Free The Real (Pt. #1). Consiguiendo con uno de ellos, Ego, llegar hasta los primeros puestos de las listas de Spotify.

La discográfica Def Jam ya la ha fichado para publicar su disco debut, en el que se encuentra trabajando. Aunque también seguirá componiendo para otros artistas.

Sobre su manera de componer los hits que mañana resonarán en las discotecas del mundo entero, la artista ha contado que todo empieza con una melodía y que luego vienen las letras. Siempre de una forma muy libre y nada metódica.

El secreto de su voz cruda y ligeramente rota reside en la emoción. Bibi canta desde las entrañas, interpretando cada palabra como si reviviera el dolor intenso por el que dice haber pasado. Absolutamente todas sus canciones le nacen de las vísceras, incluso las que cede para otros cantantes. En esos casos se produce una alianza en el que considera que el artista se identifica con sus palabras e interpreta su trabajo.



¿Y cómo fue de repente para una completa desconocida petarlo con Rihanna? Bibi solo hacía un año que había llegado a Los Angeles cuando Bitch Better Have My Money conquistó las listas de éxito. Eso la hizo sentirse en la cima del mundo de la noche a la mañana.

De repente todos los que la llamaban “loca” por dejar los estudios y pensar que podría triunfar en la música empezaron a mirarla como a un genio. Sin embargo, poco a poco, fue acostumbrándose a los cambios que había dado su vida hasta que aquella hazaña solo parecía el primer paso de sus planes secretos.


"La gente se burlaba de ella por dejar los estudios para intentar triunfar en la música"


A pesar de la seguridad que transmite y, haciendo gala de la honestidad de la que hace bandera, Bibi reconoce que es humana y que le sigue importando lo que piensen los demás de ella, antes de acabar recordando que debe importarle un carajo. Prueba de ello es que ignoró todas las burlas que podían haberla impedido llegar hasta donde ha llegado. De todos modos, nunca tuvo un plan B. No ve la música como una profesión, sino como una parte de sí misma.

Al contrario de esa máxima que dice que, para triunfar, uno tiene que conocer sus propios límites, ella basa toda su identidad como artista en la idea contraria: el límite es que el único límite es la muerte. Y, tal como hace cada día de su vida, ese momento espera que le pille componiendo. Sea para quién sea.




share