PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

En Google Street View no hay lugar para los dioses

H

 

¿Por qué hay tantas esfinges y budas sin cara?

Leticia García

09 Octubre 2014 10:03

Los algoritmos de Google Street View detectan los rostros de las personas que aparecen en sus imágenes y los borran para preservar su anonimato. El problema es que no distingue entre rostros reales y rostros de piedra o mármol.

Cuando la artista Marion Balac planeaba su viaje a Las Vegas, comprobó estupefacta que la esfinge del Luxor tenía la cara pixelada, como si hubiera que preservar su privacidad. Entonces decidió buscar templos asiáticos, y vio que las cientos de estatuas de Buda que los decoraban habían dejado de tener rostro. Realizó capturas de pantalla de todas las estatuas "anónimas" que fue encontrando en el mundo.

Ahora dichas imágenes conforman la serie Anonymous gods, con la que Balac pretende reflexionar sobre el papel de lo sagrado y lo humano en tiempos de robots y algoritmos.

"Lo que me interesa de este proyecto es que analiza dos de los temas más candentes de la sociedad, privacidad y religión, desde el punto de vista de la robótica", cuenta la artista en la web Fast Company. Ídolos sin cara, esculturas conmemorativas que han perdido su peculiaridad, imágenes de dioses sin rostro. La religión y la historia se confunden en Google Street View con el derecho al anonimato.

La mejor herramienta para conocer las ciudades sin visitarlas es también la causante de que estas pierdan su peculiaridad: ni líderes históricos ni figuras religiosas. El dios y el rey tienen, desde el punto de vista de Google, el mismo grado de importancia que cualquier peatón.



share