PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

El árbol de Navidad se lo debemos a... ¿Thor?

H

 

¿Por qué colocamos un abeto en nuestro salón para celebrar la Navidad?

J.C.S.

29 Diciembre 2016 10:55

Las tradiciones navideñas suelen tener una raíz cristiana que van muy acorde con la celebración. Los villancicos suelen hablar de ángeles y peces felices por el nacimiento de Jesús. El portal de Belén recrea la escena más celebrada del cristianismo. Y los Reyes Magos ya no solo regalan obsequios al hijo de María, sino a todos los niños del mundo.

¿Pero qué ocurre con el árbol de Navidad? ¿Cuál es su origen?

El abeto que colocamos en nuestros salones no aparece en la Biblia ni en las historias de los primeros cristianos. No obstante, tiene una raíz cristiana que más tarde ha sido adoptada como parte de las convenciones que han acabado derivando en la Navidad occidental contemporánea.

El origen del primer árbol de Navidad conocido, sin embargo, hay que buscarlo directamente en la mitología nórdica.



El origen del primer árbol de Navidad hay que buscarlo en la mitología de los dioses nórdicos


Tal y como explica Bill Petro en su libro Historia de la Navidad, el origen de esta historia data del Siglo VIII.

San Bonifacio, uno de los santos más rudos que se recuerdan, viajó como misionero a Alemania. Según la versión de la leyenda más repetida, cuando llegó al primer poblado, que hoy se conoce como Hessia, vio que un grupo de alemanes paganos estaba a punto de sacrificar a un niño delante del llamado Roble del Trueno de Thor.

Este particular árbol era un símbolo sagrado para la mitología nórdica con varios siglos de antigüedad. De hecho, anteriormente ya fue asociado a Zeus. San Bonifacio, al observar el brutal e innecesario sacrificio que iban a llevar a cabo, blandió su propia hacha y paró la escena cortando el tronco del árbol sagrado.

El mito explica que, al hacerlo, del roble partido brotó un pequeño abeto. San Bonifacio dijo a todos entonces que aquel, el abeto, era el árbol realmente sagrado, ya que era el de Jesucristo. 

Lo más probable es que el santo eligiera un árbol de los alrededores y dijera que nació del roble cortado. Pero con la excusa del milagro erigió el símbolo de la imposición cristiana en los países germanos. Y, además, hizo nacer una relación histórica entre los abetos y el cristianismo. 



Fue el teólogo alemán Martín Lutero quien rescató la leyenda en el Siglo XVI convirtiendo el árbol de Navidad en tradición.


No obstante, la tradición del árbol de Navidad como decoración nació bastante más tarde. Durante el Renacimiento, hay registros de que los árboles habían comenzado a ser utilizados como símbolos cristianos en Riga (Letonia)?.

Los hombres de la ciudad, ataviados con sombreros negros, quemaban los árboles en la plaza del ayuntamiento. Lo que no está claro es si la ceremonia se celebraba en Navidad –y dio origen así a la tradición tal y como la conocemos– o en el miércoles de ceniza.

Fue el teólogo alemán Martín Lutero quien rescató la leyenda en el Siglo XVI para convertir en tradición el árbol de Navidad.

Al regresar a su casa después de una larga caminata en invierno, Lutero intentó describir a su familia la belleza de una noche estrellada vista a través de los árboles. Al no conseguir hacer entender la idea a sus familiares, cortó un leño y colocó pequeñas velas sobre él, tratando de imitar el efecto de la luz de las estrellas filtrándose entre las ramas.



Según la nueva leyenda, cuando Jesús nació, los árboles perdieron la nieve y reverdecieron como el primer milagro del hijo de Dios


Poco a poco, los alemanes comenzaron a imitar a Martín Lutero y a colocar abetos dentro de los salones en Navidad. Más tarde, se inventó una historia para darle un matiz más navideño. Según la nueva leyenda, cuando Jesús nació, los árboles perdieron la nieve y reverdecieron como el primer milagro del hijo de Dios.

El árbol de Navidad ha pasado por decenas de readaptaciones históricas hasta convertirse en el símbolo cultural que es en la actualidad. Sin duda, se ha ganado un hueco como una tradición navideña tan digna como el resto.


[Vía Quora]

share