PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Con 54 años sigue siendo el modelo con las mejores medidas

H

 

Probablemente, la mitad de tu armario se la haya probado él primero

María Yuste

08 Septiembre 2015 17:22

Tiene 54 años y un cuerpazo mejor que el de muchos de 20. John Gallagher es el hombre del que te hubiera gustado que saliera el espermatozoide que se convirtió en tu mejor amiga. El FILF (father I'd like to fuck) que querrías que te abriera la puerta en toalla cuando vas a visitarla. El padre que te gustaría que se ofreciera a acercarte a casa en coche cuando se ha hecho demasiado tarde para volver sola... Aunque, dejando las fantasías a un lado, lo que sí que es John Gallagher es modelo.

Pero no un modelo de los que estás harto de ver en las portadas de las revistas, John es modelo de patronaje. Es decir, un maniquí de carne y hueso. El encargado de probarse la ropa que el día de mañana tú vas a llevar para que los diseñadores puedan corregir cualquier fallo de forma y corte antes de que el diseño salga a la calle.

Sin embargo, él no es un modelo de patronaje más, es EL modelo que se rifan todas las marcas para comprobar si la cremallera de un pantalón ha quedado demasiado alta o demasiado baja. Así que, como no puede desdoblarse para cumplir con todos los diseñadores que necesitan hacer uso de su cuerpo, ha escaneado su cuerpo para crear más de mil maniquíes con sus medidas que se usan alrededor de todo el mundo.



John mide un metro ochenta, pesa 78 kilos y mantiene en forma su cintura de 81 centímetros con ejercicio regular y una dieta baja en hidratos. John no es lo suficientemente alto o expresivo para ser modelo de pasarela, sin embargo, en un año productivo puede llegar a tener 1.400 pruebas por las que suele embolsarse unos 270 euros la hora.

“La gente normalmente piensa que si no sales en la portada de Vogue no tienes éxito pero hay mucho más trabajo que ese en el mundo de la moda”.

Vía The New York Times

share