PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

25 anécdotas que no sabías de “El Padrino” (y “El Padrino II”)

H

 

Una colección de hechos curiosos y poco conocidos alrededor del rodaje de dos de las más grandes películas de la historia del cine

Mario G. Sinde

19 Marzo 2014 14:05

En las encuestas periódicas que se hacen desde las grandes revistas americanas por determinar cuál es la mejor película de todos los tiempos, raramente aparece “El Padrino II” en primera posición. Ese puesto de honor se lo ha ido llevando casi siempre “Ciudadano Kane” (y excepcionalmente “Vértigo” de Hitchcock). Todo esto es subjetivo, pero posiblemente no haya una película más monumental, profunda y definitiva de lo que ha sido el siglo XX que la segunda parte de la trilogía de Coppola sobre la familia Corleone, que él hábilmente quiso que fuera, al menos en su primera entrega de 1972, sobre el capitalismo en América en vez de una película sobre la mafia. De este modo, escapó de la sombra del cine de género y puso un pie en el cine en mayúsculas.

Sobre la saga de “El Padrino” se han escrito resmas y resmas de anécdotas. Hay una densa historia detrás de cada día de rodaje, de cada plano, de cada línea de diálogo. Extraer un listado de esas curiosidades tiene que ser necesariamente superficial, pero hemos buceado en los libros, las revistas y las webs que han cubierto de manera periódica y desordenada el mito de “El Padrino” para traerte datos que quizá no supieras, y que deberían servir -esta es la intención- para que apuntales tu fanatismo por la mejor trilogía ever -más que Star Wars, más que Matrix (esto es broma), más que Lord of the Rings- o para que la descubras de una puñetera vez, que ya tardas.

1. Que “El Padrino” y su secuela son la mejor película de todos los tiempos no lo dice sólo el humilde escriba que pone estas líneas negro sobre blanco. También lo dijo categóricamente Stanley Kubrick (pero no nos consta si Coppola cita “2001. Una Odisea del Espacio” como una película superior).

2. Originalmente, el director de “El Padrino” tenía que haber sido otro afamado director italo-americano, Sergio Leone. Pero dejó pasar la oportunidad para enfrascarse en otra gran épica con trasfondo mafioso, “Érase una vez en América”. Otra obra maestra, pero que palidece frente a la de Coppola.

3. Es ampliamente conocido el dato de que las palabras “mafia” y “cosa nostra” jamás aparecen mencionadas en la primera parte -algo que sí ocurre en la segunda, incluida la versión más primitiva de las asociaciones delictivas en Nueva York a principios del siglo XX, ‘la mano nera’-. Lo que no resulta tan conocido fue que un jefe mafioso, Joseph Colombo Sr., fue el que presionó para que el guión quedara expurgado de esas palabras. No era una intención del director, sino una cuestión de limpieza de imagen del crimen organizado.

4. Johnny Fontane, el ahijado de don Vito que intenta triunfar en el cine tras su declive como cantante melódico -y que provoca la famosa escena de la cabeza de caballo-, está claramente inspirado en Frank Sinatra. Lo que se sabe menos es que Sinatra montó en cólera al ver la película e incluso mantuvo un altercado público en 1970 con el guionista (y autor de la novela original) Mario Puzo en un restaurante.

5. Luca Brasi, el matón de confianza de Don Vito, tartamudea seriamente al pedir sus favores al padrino durante la boda de Connie. Lo que no se sabía era que el actor que lo protagonizaba, el ex luchador Lenny Montana, estaba verdaderamente nervioso durante el día del rodaje. La escena en la que Brasi memoriza sus palabras era un ensayo real que Coppola grabó distraidamente.

6. El gato de Don Vito que aparece al final de la obertura del primer plano inicial con zoom era un gato callejero que rondaba por el estudio de rodaje. De ahí que no sea muy amigable con Marlon Brando.

7. Antes se ha mencionado la cabeza de caballo que aparece bajo las sábanas de un magnate del cine. Bien, la cabeza es real, adquirida en un matadero y originalmente destinada para hacer comida para perros.

8. Robert De Niro se presentó al casting de Michael Corleone para la primera película. También probó como Sonny Corleone, el chivato Carlo y el traidor Paulie. No consiguió ninguno, lógicamente, pero se garantizó recibir la llamada como el joven Don Vito en “El Padrino II”.

9. Orson Welles se ofreció a ser Don Vito, e incluso prometió bajar peso. No ocurrió porque el estudio ya tenía contratado a Brando.

10. El número de muertos en la primera parte de “El Padrino” es de 18. Esta cifra incluye al caballo.

11. Algunos planos de “El Padrino” los filmó George Lucas, amigo de Coppola y compañero de estudios por la época. Son planos testimoniales, como el de la portada de diario que compra Michael a la salida del cine para enterarse de que han disparado a su padre. Pero ahí están.

12. El final icónico de “El Padrino” pudo ser otro: en vez del plano en el que Kay se da cuenta por fin de que su marido Michael es un mafioso que le ha mentido, se valoró terminar la película como el libro, con Kay Corleone rezando en una iglesia. Al final se optó por lo más brutal y desalmado.

13. El principio también pudo ser otro. Se valoró comenzar con la boda de Connie y Carlo, pero la opción del plano cerrado sobre el rostro de Bonasera comenzando con las líneas “Creo en América” se consideraron más contundentes.

14. La escena de la muerte de Sonny Corleone en el peaje costó 100.000 dólares (de un presupuesto total de más de 6 millones) y está inspirada en la gran masacre a disparos del final de “Bonnie & Clyde”. Básicamente, Coppola quería más sangre y más agujeros de bala.

15. La hija recién nacida de Connie y Carlo, y durante cuyo bautizo se producen en diferentes puntos de Estados Unidos las escenas de vendetta que marcan el climax del film, está interpretada por Sofia Coppola, que nació en 1971.

16. Coppola no quería hacer una segunda parte de la película. El motivo: un agotamiento bárbaro. Finalmente recapacitó.

17. Hasta “El Padrino II”, no había una moda de las secuelas en Hollywood, y ni mucho menos de titularlas “parte 2”. No era la costumbre. Pero con la segunda parte de “El Padrino” se activó la moda, que luego llegó a Gremlins, Cazafantasmas y otras franquicias más ligeras.

18. Muchas escenas del flashback en el que repasamos la vida del joven Vito Corleone se tuvieron que volver a rodar porque contenían muchas imprecisiones históricas. Aquellos sucesos están situados antes del año 1913, que fue cuando se inventaron los pantalones con cremallera. Hubo que volver a rodar con pantalones distintos.

19. Mario Puzo no quería que el personaje del hermano ‘tonto’ de la familia, Fredo Corleone, muriera en la segunda parte. Pero Coppola lo encontraba adecuado. Al final llegaron a un consenso: Fredo moriría, pero sólo después de que muriera la madre.

20. Las escenas de Cuba nunca se rodaron en Cuba. Estábamos en el año 1972 y no podía ser. Al final, se rodó en la República Dominicana, estado asociado a Estados Unidos y sin rastro de régimen comunista.

21. El personaje de Frankie Pentangeli, el capo arrepentido, no tenía que aparecer en la segunda parte. Como efecto dramático mayor, tenía que haber sido el gordo Clemenza, pero el actor Richard Castellano pidió un aumento de salario que no se le concedió y por eso se borró de la película (razón por la cual se explica en un momento del film su triste muerte por causas naturales). Paradójicamente, Michael Gazzo consiguió una nominación al Oscar por su actuación como Pentangeli.

22. Marlon Brando obtuvo el Oscar al mejor actor por “El Padrino”, y Robert De Niero al mejor actor secundario por “El Padrino II”. Es el único caso en la historia en que dos actores distintos han ganado un Oscar interpretando al mismo personaje.

23. A Brando se le ofreció participar en el flashback final de “El Padrino II”, donde vemos a la familia en los viejos tiempos, unida y en su apogeo. James Caan aceptó el papel cobrando un buen dinero, pero Brando pedía demasiado y se tuvo que rodar sin él.

24. Sólo dos secuelas han ganado el Oscar a la mejor película: primero fue “El Padrino II” y, 29 años después, lo hizo “El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey”.

25. Vito Corleone jamás se llamó Vito Corleone. Se llamaba Vito Andolini, como sabemos en los pasajes situados en Sicilia en los flashbacks de la película. Así se lo hace recordar Robert de Niro al viejo capo de la mafia en la isla cuando le clava un puñal en el corazón.

25 anécdotas que no sabías de “El Padrino” (y “El Padrino II”)

share