PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

La amistad entre hombres y mujeres hetero sí es posible (más o menos)

H

 

Es la primera pregunta que se hizo el hombre tras tomar consciencia de su propia existencia. Ahora PlayGround la contesta: ¿Es posible la amistad entre hombres y mujeres?

Ana Blume

08 Marzo 2016 11:49

La amistad entre hombres y mujeres existe y no solo entre hombres gais y mujeres hetero, u hombres hetero y mujeres lesbianas. Una inocente amistad entre personas heterosexuales del sexo opuesto también es posible...

... UNILATERALMENTE.

Ahora mismo, estás leyendo esto y estás pensando en cómo hasta la ciencia se equivoca, porque te estás acordando de Fulanito.

Fulanito es tu amigo de toda la vida. Puede que hayáis dormido en la misma cama sin que ni siquiera vuestros pies se rozaran.

Puede que un día le dijeras, sin percatarte del doble sentido, que tenías un agujero (en la chaqueta) muy grande y que, cuanto más te metías el dedo, más grande se hacia. Puede que él se abstuviera de hacer bromas guarras en aquel momento.

Puede que le hayas repetido que te gustaría tener un novio como él tantas veces como chicos con los que te has acostado para, inmediatamente después, marcar las distancias diciéndole que él es “como un hermano” para ti. No importa que salierais de vaginas diferentes.

Puede que hayas hecho topless en la playa delante de él y que no hayas sabido (o querido) ver su erección, pero eso no quiere decir que no estuvieran ahí... Atrévete a preguntarle.

Y lo mismo sucede con Menganita.

Hacen falta dos personas para besarse pero solo una para fantasear.

Hagamos como esas personas a las que les encargan dar un discurso en una boda y les parece buena idea abrirlo leyendo la definición de “amor” de la RAE. Hagamos nosotros lo propio con la palabra “amistad”:

Afecto personal, puro, desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece en el trato.

Ya para empezar, si le das un par de vueltas a la palabra “desinteresado”, te vas a acabar dando cuenta de que hay un par de personas en tu vida a las que deberías cuestionarte eso de seguir llamándolas “amigos” y no “contactos”. Pero ese es otro tema.

Volviendo a la amistad...

SEXO. No vamos a ser como todos esos padrinos de boda aburridos que buscan la descripción de “amor” en el diccionario porque el primer paso, y el más claro, que define la diferencia entre una simple amistad con otra cosa es el deseo.

Resulta que nos hemos estado planteando el gran dilema de la humanidad de forma errónea. No se trata de si pueden ser amigos un hombre y una mujer. ¡Claro que pueden ser amigos! La verdadera pregunta es: ¿Pueden un hombre y una mujer seguir siendo amigos cuando a una de las partes, sino las dos, empieza a gustarle la otra?

¿Y si además ya han follado?

Hay tantas teorías de pensamiento como bares en los que se ha discutido alguna vez la cuestión.

En realidad, la solución al problema era más fácil de lo que pensábamos. Se esconde en los límites del lenguaje. Sí, existe la amistad entre hombres y mujeres. Incluso cuando asoman por en medio sentimientos más complejos, o más animales, según como se mire. Pero entonces, una bonita amistad pasa a convertirse en una amistad tóxica. Una amistad con peros. Una amistad con subtexto. Y con subtítulo.

Solo necesitamos nombrarlas para poder reconocerlas y que la RAE las incorpore a la próxima edición de su diccionario, para uso y disfrute de todos esos padrinos que dan discursos en la boda (con otro) de la chica a la que ya no se van a poder tirar.

¿Te reconoces entre los siguientes tipos de amigos?

(Los sexos de los arquetipos son aleatorios y totalmente intercambiables).

El estratega fracasado

Vuestra amistad nunca llegó a ser una simple amistad porque, ya de entrada, te acercaste a ella con la intención de que el roce hiciera el cariño... ¡Z vaya que si lo hizo! Tu amiga le habla a sus amigas de ti con tanto cariño fraternal que ni ellas quieren follar contigo.

Encima, es a ti a quienes los novios de todas esas chicas vienen a preguntarte por el estado sentimental de tu amiga y, cuando eso sucede, te pones protector. Oye, tal vez si que seas su hermano, después de todo.

La que Dios te pille confesado

Se ha acostado contigo o no se esmera mucho en disimular que se muere por hacerlo. Sin embargo, tiene novio y lo ha elegido a él sobre ti pero este especímen ni come ni deja comer. Tú tienes que tragarte todas las discusiones de pareja que tienen y, si a ti se te ocurre hablarle de alguna chica, DRAMA DE SOBREMESA.

Vuestra relación es tan tormentosa e insoportable como un culebrón venezolano. Y tiene los mismos capítulos. Prepárate para sufrir y morir solo porque eres su segundo plato, su vía de escape para olvidarse y/o ayudarle a sobrellevar la relación sentimental de la que nunca se atreverá a salir.

El Follamigo

Vale, a este ya le conocías. El hecho de que exista (y que hasta la RAE regule) una palabra que fusiona amistad y sexo debería bastar para indicar que, efectivamente, aceptamos como amistad a quienes llamamos "amigos con derecho a roce". Sin embargo, estas relaciones no tienen fama de acabar como el rosario del aurora por nada... Somos mamífero y cada vez que tenemos un orgasmo nuestro cuerpo nos regala un chute hormonal que nos ayude a crear lazos afectivos más fuertes con la otra persona. Puede que la amistad sea un concepto abstracto, pero la biología se puede tocar.

El todo esto es una patraña

Hola, eso es lo que estás pensando tú ahora pero, si has llegado hasta aquí, es por algo. Puedes serguir autoengañándote todo lo que quieras, pero si has seguido leyendo es por algo... Sigues pensando en Fulanito o en Menganita y lo sabes.


share