Historias

Estos dos amigos convirtieron su romance de 40 días en un fenómeno viral

Acaban de publicar un libro, y su historia podría acabar inspirando una película de Hollywood

¿Es posible enamorarse de un amigo tras años de amistad? ¿Podría ser que esa “persona especial” que parece imposible de encontrar formase parte de la pandilla que ves cada fin de semana? ¿Para que una pareja funcione, es más importante la chispa o el esfuerzo?

Estas son la clase de preguntas que llevaron Jessica Walsh y Tim Goodman, dos diseñadores gráficos de Nueva York, a crear 40 Days Of Dating, una web donde documentaron la relación de pareja que mantuvieron durante 40 días de la primavera de 2013. No es que se enamorasen, sino que lo hicieron a modo de experimento social.

En ese momento ambos estaban solteros y hastiados de la vida amorosa de su ciudad. Sus motivos eran opuestos. Jessica, de 26 años, era una romántica empedernida que se enamoraba demasiado deprisa. Tim, de 32, un alérgico al compromiso capaz de salir con varias chicas al mismo tiempo. Ninguno estaba satisfecho con su vida sentimental así que decidieron que saldrían el uno con el otro durante 40 días para poner a prueba sus fronteras emocionales.

El experimento tenía sus propias normas. Tenían que verse cada día, tener una cita propiamente dicha al menos tres veces a la semana y no podían liarse con otras personas; tenían que ir a terapia de pareja una vez a la semana y hacer una escapada de fin de semana durante esos 40 días. Paralelamente, ambos tenían que responder un cuestionario con las mismas preguntas y documentar su relación con imágenes y recuerdos. Todo ello se subió a la web a modo de diario de la relación.

Los primeros días, los comentarios de ambos fueron extremadamente analíticos, haciendo honor a la condición de experimento que tenía el proyecto. Pero cuando entraron en juego los sentimientos, la cosa se volvió mucho más interesante. Al cabo de una semana se hizo obvio que habían empezado a gustarse mutuamente. Eso sacó a relucir las neurosis de ambos, convirtiendo la lectura de sus relatos en una experiencia de lo más absorbente.

Es innegable que había algo de impostura en sus relatos. Probablemente, muchos de sus conflictos podrían haberse evitado de no obsesionarse con cada pequeño detalle y tener la necesidad de discutirlo en terapia. Pero no por ello dejaba de ser adictivo. Tanto, que el blog se convirtió en un fenómeno viral: a los pocos días de ser estrenado, la página ya acumulaba medio millón de visitas. Al cabo de dos semanas, ya tenía 300.000 diarias.

“No podíamos salir a la calle juntos. La gente nos paraba y nos decía 'me identifico mucho con vosotros' porque éramos muy abiertos, tenían la sensación de que nos conocían y podían compartir sus historias con nosotros”, decía Walsh recientemente a The Guardian. El hecho de que ambos sean dos hipsters guapos vestidos con estilo probablemente también ayudó.

Cuando los 40 días llegaron a su fin, postearon un último vídeo en el blog dónde se leían el uno al otro la última página de sus respectivos diarios. Es una escena emocionante, en la que Goodman rompe con Walsh y ella tiene que dejar de leer al no poder contener sus emociones. Por mucho que el destino del romance estuviera escrito de antemano, era inevitable que el camino dejara sus marcas.

Vídeo

El éxito de la web hizo que ambos firmaran con una agencia de representación de Hollywood. El primer fruto de ello es el libro 40 Days of Dating: An Experiment , que ha salido esta semana a la venta. En él, recopilan los mejores momentos del blog con el mismo estilo visual colorista y siguen exponiéndose con toda franqueza, esta vez retrocediendo hasta sus infancias.

El libro también sirve para desvelar cómo ha sido su vida después del día 40. Goodman sigue estando soltero. Walsh conoció a una persona seis semanas después de acabar y el mes pasado contrajo matrimonio. Goodman, claro, asistió a la boda.

Todo ello suena a argumento de comedia romántica hollywoodiense y, de hecho, tiene todos los números por convertirse en una: el pasado mes de septiembre Warner Brothers adquirió los derechos de su historia para llevarla al cine.

El libro, la película, las entrevistas... muchos han acusado a la pareja de venderse. Aunque es cierto que ambos habían declarado que no perseguían la fama con el proyecto, si han sabido crear un producto interesante que ha conectado con su audiencia, ¿por qué no pueden tener una recompensa por ello?

Lo único que se les puede echar en cara es que no acaben respondiendo a ninguna de las preguntas a las que aludíamos al principio. Es decir: 40 Days of Dating no nos ha enseñado nada sobre la relaciones. Sí ha sido, en cambio, una ventana privilegiada a cómo es la vida de un veintañero hipster neurótico de Nueva York. Algo así como la versión blog de la serie Girls.

En ambos casos el mérito está en saber convertir el ego, el narcisismo y los desequilibrios emocionales en un relato capaz de generar empatía en la audiencia. Walsh y Goodman, además, tienen el mérito añadido de no haber necesitado una plataforma como la HBO para lograrlo. Su caso es un ejemplo más de que en Internet todo el mundo puede convertirse a sí mismo en una estrella.

Jessica Walsh y Tim Goodman utilizaron Internet para transformar sus desequilibrios emocionales en un producto de éxito

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar