Historias

El futuro del porno amateur se llama sexo social y está en esta plataforma

Make Love Not Porn es una plataforma a la que los usuarios pueden subir sus vídeos sexuales, siempre cuando retraten el sexo de forma realista

La facilidad con la que podemos acceder al porno aumenta con cada nuevo avance tecnológico que llega a nuestras vidas. Algo que, por otro lado, no se corresponde con una libertad equivalente a la hora de hablar sobre sexo sin tabús. Sobre todo, dentro del entorno familiar. Esto quiere decir, entre otras cosas, que la educación sexual sigue en manos de las películas porno.

En los últimos tiempos, ha crecido la consciencia sobre los peligros de trasladar a la vida real las fantasías que nos gusta ver en el porno. Una industria que suele perpetuar un rol sumiso para la mujer y otro violento en el hombre. De este modo, muchos acaban entregándose a una relación sexual pensando que a todas las mujeres les gusta que se le corran en la cara o que a todos los hombres les gusta que les digan cosas obscenas.

Ante esta realidad, hay en la industria quienes se han comprometido a reinventar el porno, sino desde una perspectiva feminista, sí de una forma más cercana al sexo real.

Un reto en el que ha tomado partido Cindy Gallop, creadora de Make Love Not Porn, el YouPorn del sexo real.

Para Gallop, no es el porno el que degrada a las mujeres sino la industria. Por eso se ha comprometido a poner su granito de arena para cambiarla o, al menos, ofrecer una alternativa. Así nació lo que no considera ni amateur, ni porno, sino sexo social.

Así ha bautizado la creadora de Make Love Not Porn a un tipo de vídeo sexual que pretende llevar el género a algo que se consideré socialmente aceptado a la hora de ser compartido en Facebook, Twitter, instagram o cualquier otra red social.

Es por ello que Gallop no considera que su competencia sean las grandes plataformas de porno online, sino YouTube y el resto de redes sociales.

Make Love Not Porn es una plataforma en la que cualquier pareja puede subir su vídeo manteniendo sexo, siempre y cuando cumpla con unas normas: Todos los implicados han de ser mayores de 18 años y consentir tanto la relación como la publicación. T ampoco se permite la escatología ni la zoofilia y, por supuesto, ningún cliché aprendido del porno.

Para ello, cada vídeo ha de ser aprobado por el equipo de la plataforma antes de su publicación. Después, para disfrutar de cada vídeo, el espectador ha de alquilarlo por 5 dólares. Algo que le da permiso a disfrutar de él durante tres semanas. Por último, los beneficios se reparten a partes iguales entre los protagonistas del vídeo y la organización.

Gallop afirma que solo después de tres semanas transcurridas desde el lanzamiento de la página, algunos de los usuarios ya estaban ganando cifras de cuatro números.

Probablemente, el día que a este tipo de vídeo sexual le dejen ser realmente social, esté lejano. Las razones que prohíben compartir contenido explícito en redes como Facebook o Instagram son evidentemente más morales que éticas. Sin embargo, supone un buen primer paso hacia un futuro en que la palabra sexo deje de ser sinónimo de tabú.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar