PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Diente por diente: así es la vida cuando esperas la venganza

H

 

En Albania sigue vigente el código Kanun, que mantiene recluidos en sus casas a cientos de hombres para evitar la muerte

Alba Muñoz

19 Enero 2015 07:00

Desde hace seis siglos, las familias albanesas de las montañas del norte del país pueden resolver sus disputas según la tradición del Kanun. Este código medieval permite que los problemas se atajen con el uso de la violencia, concretamente, con la muerte del adversario.

Se trata de una costumbre muy ligada a los clanes: cuando alguien ve mancillado su honor, sus familiares actuarán en consecuencia y en nombre del clan. La llamada "deuda de sangre" establece que, cuando un varón es asesinado, la familia de este puede vengarlo matando a cualquier miembro masculino de la familia del asesino.

El fotógrafo italiano Stefano Schirato quiso retratar la cadena inacabable de violencia que se ha recrudecido en algunos pueblos del norte de Albania: "Ojo por ojo, diente por diente", la Ley del Talión, aparecida en el Antiguo Testamento, no solo sigue viva, sino que ha ido a más desde la caída del comunismo en el país.

Fue un amigo suyo, que trabajaba como voluntario en la región, quien le contó la situación desesperada de muchas familias. Aproximadamente unas 2.800 han decidio enclaustrarse, no salir a la calle a menos que sea indispensable: en el perímetro de sus hogares están seguros, ya que el Kanun prohíbe la venganza en su interior.

El confinamiento provoca que muchas familias estén viviendo sin apenas sustento: los padres no van a trabajar y los niños no van a la escuela. Son los amigos quienes los mantienen a base de donaciones e icluso el Ministerio de Educación ha enviado maestros para que visiten a los niños. El analfabetismo crece en Albania, al contrario de la tendencia global.

El perdón, pues, no es un valor universal. Hay lugares en que la venganza por muerte es lo honorable, lo justo, aunque la vida se pudra entre paredes. 


Aunque la vida se pudra entre paredes, lo justo es esperar la muerte.


[Vía Feature Shoot]






share