Historias

La solución para acabar de una vez por todas con las colas (según una universidad danesa)

La economía del día a a día

Imagen de Julia Fullerton-Batten

Estamos tan habituados a las colas que ni siquiera nos planteamos si realmente son necesarias. La dictadura de “el primero que llega, el primero que se lo lleva” es totalitaria.

Para un grupo de investigadores daneses, sin embargo, esta premisa es, precisamente, la culpable de que filas de gente interminables tengamos que perder el tiempo cada vez que queramos comprar lotería en Navidad.

VER TAMBIÉN: "Nuestra falta de sueño podría ser un mito".

En un estudio publicado por la University of Southern Denmark, los investigadores consideraron una situación en la que teóricamente la gente haría cola tan pronto como fuera posible. Por ejemplo, el momento de embarcar un avión. Su conclusión es que dicho sistema es “una maldición”.

Tal y como explican los investigadores, el problema de “servir primero al primero” es que incentiva a la gente a llegar pronto, lo que acaba derivando en que la espera sea más larga. Si se le da la vuelta al sistema —sirviendo primero al último en llegar—, obligas a la gente a cambiar su comportamiento, haciendo que lleguen de forma más escalonada. Gracias a esto, se evita el embotellamiento y las colas son más eficientes.

En otro estudio, los investigadores pusieron a prueba su teoría haciendo que 144 voluntarios hicieran cola según tres sistemas distintos: sirviendo primero al primero en llegar, sirviendo primero al último en llegar y sirviendo en orden aleatorio.

Si se sirve primero al que llega el último, obligas a la gente a llegar de forma escalonada

Cuando a los participantes se les dijo que serían servidos en orden aleatorio, el tiempo de espera disminuyó. Y cuando se les dijo que primero servirían al último en llegar, el tiempo todavía disminuyó más. Al parecer, la mayoría de gente no quiso arriesgarse a llegar el primero para acabar siendo servido el último.

A pesar de ello, cuando los investigadores midieron cuán justo creían que eran los sistemas, el de servir primero al primero era percibido como el más justo, mientras que el de servir primero al último era visto como el menos justo.

Esto hace pensar que si el sistema actual prevalece —y, con toda seguridad, es lo que ocurrirá— no es porque sea el más eficiente sino porque es el menos conflictivo. Al fin y al cabo, las colas siempre han sido una excelente herramienta para poner a prueba la educación de la gente. ¿Mejor no arriesgarse?

[Vía Quartz]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar