PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Trolls de derechas: así son los tipos que fueron a reírse de la protesta contra el cambio climático

H

 

Los brotesters lo tienen todo para resultar odiosos... pero también tienen sus razones

Franc Sayol

29 Septiembre 2014 18:34

El pasado martes, la manifestación #FloodWallStreet llenó las calles del distrito financiero de Nueva York de activistas contra el cambio climático. Entre la gente, sin embargo, había un grupo de jóvenes que llamaba especialmente la atención. Vestidos con camisetas republicanas, se paseaban entre la multitud portando un recortable a tamaño real de Ronald Reagan. Teniendo en cuenta que el lema de la manifestación era “Detengamos el Capitalismo. Acabemos con la Crisis Climática”, es evidente que el objetivo de los jóvenes era reírse de los manifestantes y sus ideas. En la cara.

Los tipos se hacen llamar brotesters y forman parte de la House of Ronald Reagan del King's College neoyorquino, una fraternidad cuya misión es “alentar a sus miembros a ser hombres temerosos de Dios y con integridad”. Son ricos, estudiantes de finanzas, esnobs, visten con traje y son votantes del Partido Republicano. Es decir, lo tienen todo para resultar odiosos. Pero sus motivos no son tan descabellados como podría parecer.

La página Elite Daily fue a hablar con algunos de los brotesters y descubrió que sus intenciones van más allá de la simple burla. “Entiendo el problema del cambio climático y estoy a favor de las protestas, pero culpar de ello al capitalismo es desproporcionado, el capitalismo es lo que construyó a este país”, dice Reese Evans, presidente de la fraternidad. “Mucha gente que habla del 1 por ciento no sabe de qué está hablando, yo quiero promover el diálogo, y hablar sobe capitalismo, libre mercado y socialismo”, explica Nic Straut, otro de los miembros del grupo.

Los manifestantes, sin embargo, no se mostraron tan dialogantes. Según Straut, a pesar de haber mantenido algunas conversaciones productivas, la mayoría de protestantes simplemente le atacó. El cartón de Ronald Reagan acabó despedazado. “Básicamente odiaban el hecho de que estuviésemos ahí representando en lo que creemos, que era exactamente lo mismo que estaban haciendo ellos”, concluye Evans.

¿Deberíamos tomarnos en serio a los brotesters o son una broma de mal gusto? ¿De verdad quieren alimentar el diálogo o simplemente buscan provocar? De hecho, la acción de los brotesters recuerda a cuando Vice mandó a modelos con trajes Dior a Occupy Wall Street para reírse de la protesta. En nuestro país, hemos vivido episodios similares con las guerras de memes pro y anti-aborto. El activismo es cada vez menos exclusivo del progresismo. El trol de derechas existe. Y está entre nosotros.

share