PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Todas estas armas mortales se fabricaron en un aeropuerto

H

 

¿Control de seguridad? Cuéntame más

Guiem Alba

24 Abril 2015 06:00

Se llama Evan Booth y es una especie de profesor online de las armas caseras, pero no solo eso. Al final de todos sus vídeo-tutoriales, añade una frase que cuestiona de arriba a abajo el sistema internacional de seguridad: "Todos los materiales utilizados para construir este arma fueron comprados después de pasar el control de seguridad del aeropuerto".

El MacGyver moderno es un provocador pero, por suerte para todos, no es un terrorista. Evan se considera un experto en seguridad aérea, cuelga todos los inventos en su web e incluso informa a las autoridades aéreas de sus últimos descubrimientos.


Los materiales que utiliza parecen de lo más inocente: un desodorante, revistas, un secador del pelo, preservativos... Pero la combinación correcta de todos ellos puede resultar en incendios, explosiones y disparos.

Sí, Evan Booth es un peligro potencial, pero también es un tío con gracia. Si no, espera a ver el bate de béisbol con pinchos que ha bautizado con el nombre Hannah Montana.

Estas son sus armas más peligrosas, y así es como las fabrica.

¿Mentos y Coca-Cola? Nah


Sí, ya todos sabemos lo que pasa cuando juntas caramelos Mentos y Coca-cola. Pero, ¿quién sabe que se puede fabricar una escopeta con el paquete de Mentos?

Por fuera parece una combinación de una lata de Red Bull, el envoltorio de los Mentos y un secador de pelo. Pero en realidad es la escopeta Blunderbusiness Class, que se traduce por algo así como 'Trabuco de primera clase'.

Por dentro, este arma funciona de una manera muy similar al Fragguccino, la granada de mano que tiene forma de café para llevar: con un condón lleno de agua. Cuando el preservativo se rompe, el agua entra en contacto con litio de baterías y produce una reacción química que... ¡BOOM!

La maleta del "señor malhumorado"

No todo es química básica: también hay dispositivos mucho más ambiciosos que combinan la química con los circuitos eléctricos.

Es el caso de esta maleta, que se incendia sola gracias a un mechero que Evan activa por control remoto. Con la ventilación adecuada, los desodorantes y  otros materiales inflamables en el interior se ocupan de que arda con violencia en menos de un minuto.

Pero, sin duda, lo mejor de la la maleta de fuego es su nombre: "Regalos de despedida de un señor malhumorado".

Muerte por souvenir

Hablando de regalos llegamos a la parodia definitiva de la seguridad aérea: armas fabricadas con souvenirs.

La primera de ellas es Chucks of Liberty, una especie de nunchaku de las Tortugas Ninja. Está hecho con revistas atadas con un cinturón, y en cada extremo hay imanes para la nevera con forma de Estatua de la Libertad, capaces de abrirte la cabeza como una sandía. América 0, Evan 1.

La misma técnica de las revistas enrolladas sirve para crear también bates de béisbol. Hannah Montana y Murica son dos bates coronados por souvenirs picudos, como el monolito en homenaje a George Washington.

Quizá alguien se pregunta qué pasaría si un terrorista viera estos tutoriales y, en su web, Evan contesta a esta pregunta con otra pregunta:

"¿Qué pasa si los terroristas ya saben todo esto?".

Está claro que si alguien quiere fabricar un arma puede hacerlo cuando quiera y donde quiera, incluso en un aeropuerto. Si además lo hace con la misma destreza que Evan Booth, podrá entrar en el baño con un café y salir con una granada de mano en ocho minutos. Lo que se tarda en hacer de vientre.


En serio, ¿de qué sirven los controles de seguridad?




share