PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Solo sabes lo que es el amor después de 10 años de matrimonio

H

 

Una columna publicada en The Cut conmueve con la visión que se tiene del amor tras 10 años de casados

PlayGround

19 Febrero 2016 06:00

La revista estadounidense The Cut publicaba hace unos días un emotivo artículo escrito por una columnista de consejos que ha cautivado a los lectores de todo el mundo. En ella, Heather Havrilesky desgranaba lo que significaba realmente el amor. Una palabra que, a través de su pluma, descubrimos que va unida a la de "supervivencia":


Después de una década de matrimonio, si las cosas van bien, ya no necesitarás más pruebas constantes de que la otra persona te quiere. En su lugar tendrás la seguridad de que está bien ser humano. Porque puede que te sientas totalmente seguro que de que no te van a abandonar pero, lo que es 100% seguro es que ningún ser humano puede aguantar a otro ser humano. El olor. Los sonidos. Las fijaciones repetitivas en la misma “mierda” de siempre. Incluso si adoptas una mirada resignada de “bueno, aquí viene esto otra vez” durante los primeros años de matrimonio te sientes ligeramente perturbado por tu terrible humanidad. O, al menos, deberías.




[…]


Porque la supervivencia es fea. Sobrevivir significa, a veces, oler y sonar mal. Significa que una persona te compre flores, te invite a cenar y DEMUESTRE que realmente quiere tener una charla agradable y emotiva a solas contigo y que, tal vez, quieran repetir esa rutina para siempre jamás. Es algo embriagador. ¿En serio? ¿Yo? ¿Para siempre? TU CORAZÓN CANTA. Y te imaginas saliendo a cenar a restaurantes bonitos y follando y comiendo y follando […] Sin embargo el amor de verdad se parece más a la película True Romance: dos personas perezosas y crédulas delante de un desconcertante mar gore de basura y sangre que, de alguna forma, consiguen seguir adelante sin perder la cabeza del todo.




Lee el artículo original en The Cut



share