Historias

Sobredosis anime: las 25 mejores canciones de tus series favoritas

Muchas series de animación japonesas son increíbles, pero más aún gracias a tener un buen tema musical en su intro. Hemos seleccionado nuestros 25 favoritos y los hemos puesto en orden

Las canciones que abren las series de animación japonesas suelen ser, por lo general, bastante terribles, aunque tampoco sería justo medir su calidad en función de los parámetros que utilizamos para valorar los éxitos del pop. El anime en Japón es un fenómeno muy estratificado, que se consume en todas las edades y hasta la estación adulta, pero a la vez con muchos compartimentos: el público talludo no suele consumir kodomo (tipo “Doraemon”, series que se abren con canciones muy simples para niños; de hecho, está mal visto en Japón que un adulto se aferre a sus costumbres de pre-adolescente al considerarse un gesto de inmadurez inadmisible), y no es lo mismo un opening para una serie shonen de ciencia-ficción o terror que una comedia de enredos y romances para el público shojo ( shonen designa chicos casi adultos, y shojo chicas adolescentes, para quien no esté metido en la jerga). También hay que pensar que el anime se produce para consumo interno en Japón, que en rara ocasión se concibe para el mercado internacional, y el tipo de música que aprecian los otakus es muy distinta a la que se vende y disfruta en el mundo occidental, básicamente j-pop y derivados ingenuos. En conclusión, que musicalmente los openings suelen ser vergonzosos, irritantes o inanes, aunque no están hechos para que se juzguen por su calidad, sino por cómo introducen al espectador en la atmósfera y la temperatura de una serie.

Y, sin embargo, los aficionados al anime recordamos muchos títulos por su música de inicio como un plus añadido, y algunas canciones se han convertido en míticas, aunque sean poco importantes o directamente no valgan ni un duro -ejemplo: la introducción de “Captain Tsubasa”, aquí conocida como “Campeones”-. Y otras, una pequeña minoría, tienen calidad musical más o menos consensuada. Es en esos openings en los que nos vamos a centrar en esta lista que tiene dos objetivos: el primero, reactivar la nostalgia en el caso de las series japonesas vintage, de las cuales hay como unas diez entre un total de 25; el segundo, separar el grano de la paja en cuestiones musicales, teniendo en cuenta que ninguna de estas tiene el nivel de composición de, por ejemplo, series occidentales como “Juego de Tronos” o “The Wire”, pero que en un momento dado alegran el oído a aficionados a diferentes estilos. Además, como comprenderá cualquier aficionado mínimamente serio al anime, la clasificación tiene un número 1 evidente: no hay opening mejor que el que corona esta lista. Por desgracia, también hay ausencias -la más clara, “Death Note”-, algo lógico cuando se tiene que cerrar la cuenta atrás en 25.

25. Ergo Proxy

Una de las mejores series de fantasía distópica de los últimos años, con un tema de apertura ( “Kiri”, de Monoral), que se defiende bastante bien en el terreno del rock alternativo ligeramente AOR. Es decir, hecho para fans de los peores Pearl Jam, o de los Radiohead circa “The Bends”, o incluso de lo más estruendoso de Maroon 5. Le habría sentado bien a la serie algo más techno, pero con los japoneses nunca se sabe por dónde te van a salir, están hechos de otra pasta.

24. Dr. Slump

Un hitazo absoluto, qué duda cabe. La intención original de “Dr. Slump” era ser una serie para niños, pero con toda la escatología, confusión de roles, equívocos sexuales, bromas pesadas, cacas rosadas y demás gags propias de la comedia slapstick se ha convertido en un referente de nuestra adolescencia. La canción es tonta y circense, como le corresponde, y que no la discuta ni Dios.

23. Air

Jun Maeda canta la canción de este anime shojo con niñas de ojos grandes, y el tono está perfectamente anticipado en lo que parece primero una balada sensible y se vuelve más tarde en un radiante j-pop del que cultivan con ahínco las Kylies de párpados rasgados.

22. Ranma ½ (opening 4)

Inicio mozartiano con las notas de “Eine kleine Nachtmusik” para la cuarta temporada de “Ranma ½”. Más tarde evoluciona hacia un j-pop chispeante con abundancia de trompetas funkoides. No es la octava maravilla del mundo, pero contagia optimismo. Un buen preludio para lo que luego era la serie, a saber, una colosal partida de caja.

21. La Pequeña Polon

Esta serie es prácticamente desconocida para las generaciones jóvenes, pero fue un hit en la televisión pública a principios de los 80. Básicamente, “La Pequeña Polon” era una versión primeriza de “Dr. Slump” pero, en vez de estar localizada en Villapingüino, lo estaba en el Monte Olimpo: los personajes eran los dioses griegos, una panda de borrachos, salidos sexuales e imbéciles entre los que revoloteaba la pequeña Polon, hija de Zeus, una especie de Candy Candy con hojas de acanto, toga y corona de laurel. La música es MUY setentas.

20. Dragon Ball Z

Imposible no ser fan del arpegio inicial del opening de la segunda parte de “Dragon Ball”: nada más empezar ya te hierve la sangre y te dan ganas de subirte a la nube voladora y dar mandobles con la vara extensible. Luego la canción se vuelve vulgar, con detalles de hard rock, pero la melodía central se ha quedado grabada en toda una generación (y la siguiente). Mucho mejor que el opening de “Dragon Ball”, primera parte.

19. Heidi

Nos negamos a poner el doblaje español y su “Abuelito dime tú”, porque no es la idea. Sólo openings en japonés. Y la verdad es que el de la mítica “Heidi” suena mucho mejor en vernáculo, con los primeros compases tiroleses, los violines sintéticos y la voz de soprano escalando octavas hasta casi rozar el re sobreagudo. Ñoña es, pero peores cosas hemos escuchado y no nos hacemos cruces.

18. Saint Seiya (Caballeros del Zodiaco)

La voz es bastante olvidable, pero la masa de guitarras es demoledora al comienzo, y enlaza a la perfección con las intenciones masculinas de la serie: desarrollarte una musculatura monstruosa para liarte a hostias con los agentes del mal a una escala mitológica. Intocable para una generación de primerizos skinheads de aquella España de principios de los 90.

17. Paranoia Agent

Aunque la canción fuera una boñiga de venado (que no lo es), a “Paranoia Agent” hay que guardarle un respeto eterno: la obra maestra de Satoshi Kon, la primera y mejor serie de animación de autor, es un descenso a los bajos fondos de la psique humana. Difícil de comprender en un primer visionado, este título es un enigma todavía para mucha gente. Más si el tema principial es una especie de fanfarria tribal en la que los personajes aparecen riéndose no se sabe de qué, y por qué.

16. Trigun

Nuestra serie favorita de pistoleros y cazarrecompensas en un lejano oeste futurista tenía un arranque como un martillo pilón, un ejercicio de ‘guitar heroísmo’ digno de pelmazos como Joe Satriani o Steve Vai, pero condensado en un minuto y medio de virtuosismo heavy que no se hace pesado ni intrascendente. Una manera enérgica de entrar en la acción mientras haces air guitar en el sillón de orejas.

15. Gantz

La canción es de Ryp Slime, se titula “Super Shooter” y es, lógicamente, una copiada con intención de disimular (pero no cuela) del “Super Sharp Shooter” de DJ Zinc. Pero como estamos hablando de una inspiración descarada en uno de los temas jungle más demoledores de los 90, hay que reconocer que es mucho más adecuado para esta serie tirar por la vía jumpstyle que no por la del j-pop tonti.

14. Capitán Harlock

La canción de piratas definitiva del siglo XX, podríamos decir. La melodía es exacta y enardecedora, inspira el deseo de levantarse en armas contra la sociedad y las costumbres para enrolarse en la nave Arcadia, un espacio de libertad fuera de los círculos de la corrupción y el mamoneo de un mundo en fase de putrefacción hedionda que ha agotado sus recursos naturales y sus valores (evo) morales. Una de las mejores series de los 80 (o de la historia del anime, podríamos decir) no podía tener un comienzo mejor.

13. Tenjou Tenge

Entre James Brown y Fatboy Slim, la serie de artes marciales con chistes y minifaldas más disfrutada de los últimos años -aunque sin las grandes tetas de “Ikkitousen”- se beneficiaba de esta descarga funk de m.c.AT feat. DA PUMP ( “Bomb a Head”). Cuando la norma es la canción pop de malos acabados, un tipo de producción más trabajada como esta se agradece, aunque por momentos parezca un descarte de Jamiroquai.

12. Beck

“Beck” es uno de los escasos animes musicales que se han producido en los últimos años y que hayan gozado de éxito en occidente. Y ha funcionado porque la música también funcionaba: este opening suena a canción mala de los inicios de Green Day, pero en el contexto del anime comercial una descarga de hardcore melódico siempre da la nota para bien.

11. Serial Experiments Lain

Para muchos fans, la mejor serie de todos los tiempos. Para muchos fans, también una de las canciones de introducción más logradas, sobre todo por romper ciertas convenciones asentadas (y no discutidas) con el tiempo: la letra de “Duvet” es en inglés, la interpreta una banda británica llamada bôa, y tiene ese toque a lo 10.000 Maniacs que le queda bastante bien, aunque la brevedad del opening le reste desarrollo.

10. Ghost In The Shell - Stand Alone Complex

Hablamos del opening del segundo tramo de la primera temporada, la que tiene “Inner Universe” (Yoko Kanno, Origa & Shanti Snyder) como música central, una mezcla extraña entre techno industrial y canto gregoriano que le sentaba de maravilla al entorno entre futurista y metafísico de la versión televisiva de “Ghost In The Shell”. Pero por bien que esté la música, todos sabemos que lo que venía después era infinitamente superior.

9. Lucky Star

Vale: shojo de ojos rasgados, j-pop facilón, pero apreciemos el conjunto: la coreografía, la velocidad del bajo que parece tocado por Flea, el rollito Spice Girls de la canción, los efectos de CD atascado del final… Mientras muchos openings provocan vergüenza, este te da vidilla.

8. Moero Artur (El Rey Arturo)

¿Te gustan “Juego de Tronos” y las películas de Peter Jackson inspiradas en el universo Tolkien? Hazte un favor y recupera esta serie del año 1980 basada en “La Muerte de Arturo” de Sir Thomas Mallory (clásico inglés del siglo XV) que repasa, de manera sui generis, pero al fin y al cabo muy fiel, toda la materia del mito artúrico. Además, tenía un opening colosal, de los que te obligan a buscar a un hombre con espada en un risco perdido para pedirle que te arme caballero por San Jorge, San Miguel y cualquier otro santo guerrero.

7. Chobits

La androide más sexy y adorable, con permiso de Arale (que en realidad no era muy sexy, ni tampoco adorable, pero caía de fábula), debía tener música ídem, así que lo lógico era acudir al estilo lounge tipo Pizzicato 5 que se estilaba a finales de los 90, época de producción de esta serie que nos convenció de que el amor entre humanos y máquinas era posible. Como diría Aznar, seguimos trabajando en ello.

6. Elfen Lied

Esta es una de las series más sangrientas que hemos visto en mucho tiempo, y lo cierto es que el comienzo ya daba mal rollo, con esa balada entre sacra y doliente ( “Lilium”, de Kimiko Noma) que ya empezaba avisando que de aquí no iba a salir nada bueno: o acababa en lágrimas o en vísceras. Al final, como ya se sabe, esto es un festival de intestinos al aire, o el anime más gore de la historia.

5. Gunslinger Girl

The Delgados fue un grupo de indie-pop escocés que tuvo su momento de gloria a finales de los 90, coetáneos de bandas como Arab Strap (compartían el sello Chemikal Underground, lógicamente). Y de rebote se metieron en este anime de pobres niñas con el cerebro lavado utilizadas para cometer crímenes por encargo. Así que tenemos una de las mejores canciones de la historia de los openings, de una calidad que pudiera haber servido incluso para abrir una película ( regulera, eso sí, no nos pasemos) de la saga Bond.

4. Neon Genesis Evangelion

Palabras mayores, sobre todo por lo que significa esta serie, el gran boom comercial de los 90 -hasta el punto de inspirar, aunque nadie lo haya admitido públicamente, la película “Pacific Rim” de Guillermo del Toro. Al principio la canción se hace extraña y no demasiado atractiva, pero ya no podemos ser objetivos transcurrido tanto tiempo: en el canon del anime, es un hit. Por cierto, ya es 2014, en Tokio alguien debe estar a punto de fabricar el primer EVA.

3. Samurai Champloo

Una de las series más alucinantes con la música más increíble (con el permiso del número 1, claro está). Shinichiro Watanabe continuó su ascenso al cielo del anime tras tocar la gloria con “Cowboy Bebop” con esta historia de samuráis, viaje iniciático tipo Sendas de Oku, hip hop y ropa urbana en el contexto del Japón medieval. El beat de este opening es tan tóxico como cualquier track de DJ Krush.

2. Dominion Tank Police

No es el opening de la serie, sino del OVA de cuatro capítulos producido en los 80. “Dominion Tank Police” tenía varias cosas buenas, entre ellas la visión de una sociedad distópica en la que la orina tenía mayor valor económico que el petróleo, así como una fuerte dosis de humor bruto (aquellos penes hinchables utilizados para tumbar tanques) y erotismo bastante picante con el striptease de Annapuma y Unipuma. La música de inicio tiene un toque eurobeat que todavía mola.

1. Cowboy Bebop

Cazadores de recompensas en el espacio y jazz: “Cowboy Bebop” es un absoluto mito y comenzaba con una descarga de jazz-funk tocada con brío por The Seatbelts. Esta intro, “Tank”, era el preludio soñado a una serie que todavía se considera por muchos como la cima del anime en televisión. Todo era perfecto, y musicalmente no se puede ser más cool.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar