PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Scorsese, DiCaprio y De Niro trabajan juntos… en un anuncio de casino

H

 

Las leyendas también tienen un precio

Franc Sayol

15 Enero 2015 12:48

Una de las señas de identidad de Martin Scorsese es que tiene actores fetiche. En los setenta, ochenta y noventa este actor fue Robert De Niro. En las dos últimas décadas ha sido Leonardo DiCaprio. Los tres, sin embargo, nunca habían trabajado juntos en un mismo proyecto. Hasta ahora.



Sobre el papel, la unión de estos tres gigantes debería suponer un hito en la historia del cine. Pero lo que la ha motivado no ha sido una película sino una campaña de publicidad de 60 millones de euros para un opulento casino ubicado en un paraíso fiscal chino.



El proyecto se llama The Audition y es un cortometraje que ha dirigido Scorsese para conmemorar la apertura del resort Studio City en Macao y un casino similar de la misma compañía en Manila, Filipinas.



El primer trailer del cortometraje revela el punto de partida de su argumento: Scorsese invita a sus dos actores favoritos a Macao para hacerles un casting para el papel principal de su próxima película. Todo mientras se nos muestran la extravagante arquitectura y los ostentosos acabados del nuevo hotel.



¿Qué ha llevado a estas tres leyendas del cine -además de a Brad Pitt, quién tiene un cameo- a participar en un proyecto tan vulgar?


La idea de que mega-estrellas de Hollywood rueden publicidad en otros continentes no es nueva. Pero ahora ya no se puede disimular. Antes, un actor podía cruzar el océano, participar en un anuncio en Japón, cobrar un cheque millonario y volver a Estados Unidos sin que la audiencia americana nunca llegase a saber que había vendido su alma. Ahora, con Internet esto resulta imposible.


Claro que Scorsese, DiCaprio y De Niro poco deben importarles los juicios ajenos teniendo en cuenta que los rumores apuntan que cada uno de ellos se ha embolsado 11 millones de euros por dos días de trabajo.



Esperemos que, al menos, el dinero acabe invertido en sus respectivas productoras y que la creatividad sea la ganadora final.


Lo que no ha logrado el arte lo consigue el dinero.



share