PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Nunca pensaron que un SMS pudiera salvar tantas vidas

H

 

Crisis Text Line es la línea de la esperanza vía SMS que ha salvado incontables vidas desde su creación en 2013

María Yuste

10 Noviembre 2015 06:00

“No deja de violarme. Es mi padre. Me ha dicho que no se lo diga a nadie. ¿Hay alguien ahí?”

Ese fue el mensaje que Nancy Lublin recibió un día a través de una de las mayores organizaciones sin ánimo de lucro del mundo: Do Something. Un mensaje que acabó cambiando su vida y la de otras miles de personas.

La organización llevaba desde 1993 motivando a los adolescentes estadounidenses a involucrarse en proyectos y campañas por el cambio social cuando decidió convertir el SMS en su forma principal de comunicación. 

Puede que de primeras parezca un cambio insignificante pero, puesto que los servicios de mensajería eran (y son) el medio principal de comunicación de los adolescentes, resultó toda una revolución.

Algo muy curioso empezó a suceder entonces. Por cada mensaje que enviaban para recaudar comida para bancos de alimentos o pidiendo cartas de San Valentín para ancianos que no pueden salir de casa, recibían decenas de contestaciones que no tenían nada que ver con aquellas causas solidarias.


Por cada mensaje buscando ayuda solidaria que enviaban recibían varios pidiendo ayuda personal



Mensajes desgarradores relacionados con el bullying, las drogas o el acoso sexual.

Sin lugar a dudas, el mensaje más impactante de todos los que llegaron a recibir en aquella época fue el de la chica al que la violaba su propio padre. Nancy no podía creer que una cosa tan horrible pudiera estar ocurriéndole a otro ser humano. Tampoco que los hubiera elegido a ellos para confesarles algo tan íntimo y personal.

Tal vez porque hay partes de nosotros o de nuestras vidas que resultan tan difíciles de verbalizar que solo conseguimos dejarlas salir con un extraño. Un extraño al que sabemos que nuestros secretos no van a herir y al que podemos excluir de nuestro entorno si en algún momento nos arrepentimos de la confesión.

Gracias a aquella chica de la que nunca volvieron a tener noticias, se creó en 2013 Crisis Text Line. Un teléfono de la esperanza en formato SMS que empezó con solo dos centrales y que, en cuatro meses, se había expandido a 294 códigos postales distintos.

Un crecimiento superior al que tuvo Facebook en sus inicios.

Es un prejuicio. Cuando vemos a un adolescente enganchado al móvil pensamos automáticamente que debe de estar teniendo una conversación banal sobre chicas, ropa o fútbol. Pensamos erróneamente que sus problemas son cosas de críos. Sin embargo, los mensajes que Nancy recibe a diario hablan de bulimia, de depresión...

Un 30% de todos los mensajes que reciben en Crisis Text Line están relacionados con la depresión y el suicidio, un tema que suele estar injustamente rodeado de cierta mofa en la sociedad. Como si a esa edad no se tuviera la capacidad más que suficiente para entender el sufrimiento humano o como si coquetear con el suicidio fueran una forma de llamar la atención y no de pedir ayuda.


Un 30% de todos los mensajes que reciben están relacionados con la depresión y el suicidio



Los mensajes que leen Nancy y el resto de voluntarios son crudos y directos, sin ningún tipo de adornos melodramáticos. Mensajes que van directos al grano:

Me quiero morir. Tengo aquí un bote de pastillas”.

“¿Por qué no guardas el bote de pastillas y hablamos?"

En un caso así, el voluntario y el adolescente intercambian unos cuantos mensajes. Consiguen su dirección y envían un equipo de rescate mientras siguen hablando.

Uno de los casos más impactantes de los que Nancy recuerda empezó así. Luego dejaron de obtener respuestas durante 23 eternos minutos. Finalmente, volvieron a recibir un mensaje: 

“Soy la madre. Estaba en casa y no tenía ni idea de lo que estaba ocurriendo”.

“Vamos de camino al hospital”.

Aquella chica fue diagnosticada con un trastorno bipolar y pudo seguir viviendo solo gracias a que había habido alguien dispuesto a leerla y a entenderla al otro lado de su móvil.

La iniciativa ha sido todo un éxito. En dos años se han intercambiado más de 9 millones de mensajes. Por lo que, con una cantidad tan amplia de gente que necesita ser escuchada, han tenido que empezar a trabajar con algoritmos que ordenen por orden de gravedad los mensajes.


Gracias a la línea fue diagnosticada de un trastorno bipolar



Saben que cuando se combinan las palabras “sexo”, “oral” y “mormón” el remitente tiene dudas sobre su sexualidad, o que si incluye la palabra “entumecido” y “manga” se trata de un problema de autolesión. Así, cuando alguien les escribe “me quiero morir” pasa automáticamente a la cabeza de la lista.

Nancy Lublin señala la importancia de conocer bien los datos que han arrojado tantos mensajes recibidos hasta la fecha. Son la mejor forma de empezar a enfrentarse a todos esos problemas que nos gusta esconder bajo la alfombra con la etiqueta de “angustia adolescente”.

Por ejemplo, en Crisis Text Line han detectado un claro patrón en el que los lunes es el peor día para los desórdenes alimenticios o que las cinco de la mañana es la hora más propensa para el abuso de drogas. Unos datos ordenados detalladamente en gráficos que se pueden consultar en crisistextline.org

Puede que para nosotros sea demasiado tarde pero solo conociendo estos datos y dándoles la importancia que tienen se podrán tomar medidas, a pequeña y gran escala, que ayuden a los adolescentes a sentirse menos solos y perdidos.


El lunes es el peor día para los desórdenes alimenticios



A veces, Nancy Loublin tiene miedo de parecer una coach de la tele o una loca de la salud mental. Ella se ve a sí misma como una emprendedora como cualquier otro de los que se pasean por Silicon Valley en chándal.

La única diferencia es que, mientras que a ellos la tecnología les ha inspirado conseguir comida mexicana a las 2 de la mañana o ligar deslizando solamente un dedo, a Nancy el futuro le ha inspirado a hacer del mundo un lugar más humano.


Utilizar la tecnología para hacer del mundo un lugar más humano




share