PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Todo lo que un adicto al queso debe conocer sobre la mejor comida del mundo

H

 

ÑOM ÑOM ÑOM

Ignacio Pato

06 Mayo 2015 06:00

"Estás como un queso".

¿Que qué quiere decir? La cosa está clara, ¿no? El queso nos parece algo bueno, deseable, nos chifla, nos mola, nos pone, nos vuelve locos... Amamos el queso.

Parmesano, mozzarella, cheddar, manchego, azul, gruyère, brie, roquefort, emmental, gouda, gorgonzola, panela, camembert, feta, tetilla, cabrales, havarti, halloumi, idiazábal, mascarpone, ricotta, provolone… Seguramente, el queso sea el alimento del que más variedades conoces.

Pero, ¿conoces estos otros datos sobre el queso?

A continuación, una guía para fanáticos del lácteo.


1. Para producir 1 kilo de queso se necesitan 10 litros de leche.


2. Parece alucinante, pero en el mundo se produce más queso que café, té, cacao y tabaco juntos.


3. ¿Que quién come más queso al año? Los griegos. Aproximadamente, 25 kilos por persona.


4. Dicen que es bueno para tus dientes. O al menos hay estudios que afirman que el consumo de queso aumenta el PH dental y contribuye a prevenir las caries.


5. Hay gente que le pone de nombre “Queso” a sus hijos. No, no es broma. Además, puede que esté un poco de moda: en 2013, el número de niños que en Estados Unidos fueron bendencidos con este sabroso nombre (Cheese) aumentó un 450%.


6. La pizza lleva años siendo cool, pero… ¿qué sería de la pizza sin queso? Pan con tomate y cosas. De hecho, alguien ha hecho un estudio científico para confirmar qué queso es mejor para la pizza. Por su derretido, elasticidad, burbujeo y dorado, la ganadora no podía ser otra: la mozzarella del sur de Italia.



7. Existe una revista dedicada exlusivamente al mundo del queso. Se llama Culture. The word on cheese y se publica trimestralmente en Estados Unidos. 


8. El origen formal del queso está claro: la fermentación de la leche obtenida de ovejas pastoreadas. Lo que no está tan claro es su origen en el tiempo. Quizá nunca se sepa, pero algunos historiadores lo sitúan 6.000 años a.C.


9. El queso se menciona varias veces en la Biblia. “¿No me derramaste como la leche, y como al queso me cuajaste?”, dice en algún momento Job. Un poco de caché ya es.
 

10. En la Edad Media, los productores de vino de La Mancha utilizaban un truco. Invitaban a los compradores de su vino a un plato de queso manchego antes de probar la mercancía. Así, con el paladar de los clientes tocando el cielo, podían vender vinos de peor calidad a altos precios. De ahí viene la expresión "dársela a alguien con queso".


11. La Denominación de Origen oficiosa más antigua nos lleva hasta 1666, cuando el Parlamento de Toulouse concedió tal privilegio a los quesos que salían de las cuevas de Roquefort-sur-Soulzon. Hablamos, naturalmente, del queso Roquefort.



12. El nacimiento del queso Roquefort tiene, por cierto, una bonita leyenda. Un pastor estaba a punto de comer un pedazo de pan con queso en una cueva cuando vio pasar a una linda muchacha. Salió tras ella, abandonando allí su comida. Cuando volvió, un par de meses después, el pan se había puesto azul y al queso le habían salido unas manchas verdes mohosas. Hambriento, lo probó. Había nacido uno de los quesos más populares del mundo.


13. Queso y política. Una curiosidad: el general Charles de Gaulle llegó a decir sobre Francia “¿Quién puede gobernar un país que tiene 246 variedades de queso diferentes?”.


14. Los norteamericanos han triplicado su consumo de queso desde 1970 hasta hoy. La mala noticia es para sus arterias, ya que la gran mayoría de ese consumo es de queso procesado, muy alto en sal y el más utilizado en la comida rápida.



15. ¿Sabes cuál es el queso más caro del mundo? El Pule. Se fabrica con leche de burra en una reserva natural de Serbia y cuesta 1.000 € el kilo.


16. Existe un queso con semillas y aceite de cáñamo. Se llama Hanfmutschli y lo fabrican en Suiza.


17. Cuidado con las intolerancias. Cuanto más maduro y viejo el queso, menos lactosa.



18. No nos pondremos pedantes con el maridaje de vinos y quesos. Simplemente recuerda este esquema: vinos blancos para quesos suaves y cremosos; tintos y fuertes para maduros y curados.


19. Un par de consejos más. Saca el queso de la nevera un par de horas antes de servirlo. Especialmente, si tienes invitados.


20. El último. Cuando lo metas en la nevera, no lo envuelvas en plástico. Usa algún pequeño tupperware. El queso también tiene que respirar.


21. ¡Ah! Y si te preguntas por qué comerías queso sin parar aquí puede estar una respuesta: la casomorfina. Su origen está en la digestión de una fosfoproteína, la caseína, que libera esta sustancia con, según estudios, poderes opiáceos. Es por eso por lo que tu bienestar y tu adicción al queso se quieren tanto :)



¿Quieres queso?



share