PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Días antes de morir, su Instagram era pura felicidad

H

 

Un homenaje a Grandma Betty y su instagram, en el que documentó su lucha al grito de #BeHappy

Luna Miguel

19 Febrero 2015 14:23

Querida Betty,

esta mañana, como cada día, he abierto Instagram para cotillear los perfiles de mis amigos o descubrir cuentas curiosas. Como suele ser habitual en estas inmersiones, he acabado perdida en fotografías de personas que nunca he visto en mi vida, cuyos nombres es probable que jamás conozca. Sin embargo, entre cuenta y cuenta, he dado con una fotografía que me ha llamado mucho la atención. Se trataba de una abuelita con la lengua pintada de azul y los ojos muy saltones, posando desafiante frente a la cámara.

Obviamente, esa abuelita eras tú. Tengo que reconocer que tu fotografía primero me causó mucha risa, me imaginé que detrás de tu instantánea habría algún nieto travieso, haciéndote posar divertida. Después me di cuenta de que se trataba de la tuya propia, y sentí admiración y cariño, porque no es demasiado común encontrarse una abuela tan moderna. ¿Sabes?, mi abuelo también acaba de abrirse un perfil de Facebook y me resulta muy gracioso verle ahí, sin falta, poniendo “me gusta” a todas las cosas que mis tíos o yo publicamos en esta red social.

Cuando deslicé mi dedo en por la pantalla, empecé a comprender que tu Instagram no era sólo un divertimento, sino más bien tu lucha. Googleé entonces tu nombre y supe que sufrías de un cáncer terminal al que llevabas mucho tiempo dándole guerra. Entendí que tus fotos divertidas sólo eran una llamada de atención para que miles y miles de seguidores conocieran tu historia. Entendí también que tu mirada tierna y alocada era la de un soldado. La de un superviviente. La de una persona que no tenía miedo a la muerte —qué inevitable, qué cabrona esa sombra que tan de cerca nos acompaña— pero que se atrevió a burlarla hasta los últimos minutos de su vida.

Betty, me has hecho llorar. He visto la ternura de tu rostro y he sabido que en él había una energía incalculable. Te imagino preguntando a tu familia emocionada cuántos seguidores nuevos tenías. Te imagino presumiendo ante tus enfermeros de que ya superabas los 500.000. Te imagino sintiendo el apoyo de todas esas personas. Te imagino pensando en cosas bonitas mientras sostenías la mano de tus seres queridos por última vez.

Son muchos los sentimientos que me asaltan ahora mismo, pero sin duda uno de ellos es el de lamento. Me arrepiento de no haber descubierto antes esta cuenta tuya, esta vida tuya, esta alegría tuya mucho tiempo antes. Me arrepiento de no haberte conocido en otros días, cuando tu sonrisa aún latía. Sin embargo, sé que aunque ya no estés hay algo en todo esto que sigue deslumbrando. Eres mi heroína. Eres un foco de luz cálida y perfecta. Eres todas esas cosas que deseo de la vida: un puñado de amor, un estandarte de libertad.

Querida Betty, estés donde estés desde aquí te saludo. Juro que me pintaré los dientes de azul para seguir mordiendo con rabia al mundo, y para narrar tu historia con mis pequeños colmillos. Ahora es el momento de seguir adelante. Pasar página. Salir de la cama y abrir las cortinas para mirar al cielo. El sol hoy brilla mucho en Barcelona. ¿Verdad que tú también puedes sentirlo?

Con un abrazo,

Luna



Quiero vivir con la misma fuerza con la que tú viviste. O lo que es más importante: quiero morir con la misma valentía con la que tú te marchaste.



share