Historias

Puntadas salvajes para una pasión animal

Las creaciones de la peruana Ana Teresa Barbouza reproducen, con carboncillo e hilo, escenas de amores selváticos

"Si errar es humano, el lado salvaje es nuestra piel más perfecta. Cuando amamos, somos humanos y nos mordemos. Cuando amamos, perdemos el control y nos lamemos.

Cuando los animales atacan".

Estas palabras de la poeta Tilsa Otta acompañan a la serie Animales Familiares de Ana Teresa Barboza, una artista plástica peruana que teje universos humanamente salvajes en sus creaciones.

Combinando la técnica del bordado y la del dibujo, Barboza nos transporta, puntada a puntada, a lienzos en los que el instinto animal se vuelve humano, y el humano, animal. Como bestias que se besan ferozmente, que se lamen las heridas en un gesto compañero, o que sucumben a un certero mordisco en la yugular, sus personajes reproducen las texturas de una pasión selvática.

Los hilos que recorren sus dibujos a carboncillo crean un relieve que invita al espectador a alargar la mano y pasar los dedos por encima; las ganas de tocar son las mismas que las que sentimos cuando como somos víctimas de un zarpazo de lujuria. Y es que, cuando los humanos aman, se parecen mucho a los animales que atacan.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar