PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

¿Puede la nicotina ser buena para la salud? Esta psiquiatra cree que sí

H

 

Según como se use, es un medicamento como cualquier otro

PlayGround

07 Marzo 2016 19:58

Decir que el tabaco es malo para la salud probablemente sea la mayor perogrullada que uno pueda llevarse a la boca.

Que el humo de los cigarrillos es perjudicial para nosotros es una verdad irrefutable. Pero, ¿qué hay de la nicotina? ¿Cuáles son sus efectos reales sobre nuestra salud? ¿Es realmente nociva? ¿Puede llegar a ser buena para nosotros?

Estas son algunas de las preguntas que ha tratado de responder la psiquiatra Anna Fels en una reciente columna en el New York Times.

Que el humo de los cigarrillos es perjudicial para nosotros es una verdad irrefutable, pero ¿es realmente perjudicial más allá del tabaco?

Para ello, Fels expone el caso de una paciente que lleva más de una década consumiendo unos 40 chicles de nicotina al día.

Tal y como escribe, la paciente le explicó que había empezado a fumar en su segundo año de universidad y que el efecto le había gustado. Su cerebro estaba más lúcido, sus pensamientos eran más coherentes y su estado de ánimo había mejorado. Al no querer dañar sus pulmones, sin embargo, pronto dejó los cigarrillos y se pasó a los chicles de nicotina. Durante los últimos 10 años había consumido una dosis similar.

Pues bien, la paciente le preguntó a Fels qué pensaba de su uso de la sustancia y, tal y como ella misma admite, no supo que contestar.

Teniendo en cuenta los efectos positivos descritos por la paciente, lo primero que se planteó Fels fue si, en su caso, la nicotina podría funcionar como tratamiento de la carencia de algún tipo de neurotransmitor.

“Diversas investigaciones han confirmado la experiencia de mi paciente con los efectos psiquiátricos positivos de la nicotina”, escribe Fels. “Se ha demostrado que mejora la cognición, la memoria, la atención y el estado de ánimo, así como que reduce la ansiedad. Las personas con enfermedades mentales serias, particularmente esquizofrenia y depresión, fuman en cantidades mucho más elevadas y tienen más dificultades para dejarlo –quizá porque la nicotina alivia algunos de sus síntomas. Extrañamente, puede que incluso existan beneficios para la salud derivados de fumar: los fumadores tienen tasas más bajas de Parkinson. (Por supuesto que esto no compensa los riesgos)”.

Se ha demostrado que la nicotina mejora la cognición, la memoria, la atención y el estado de ánimo, así como que reduce la ansiedad

Aunque resulta evidente que la paciente es adicta a la nicotina, no es una adicción que le impida hacer vida normal. La verdadera cuestión, sin embargo, es si está poniendo en riesgo su salud por su consumo de nicotina.

Según explica Fels, la literatura sobre ello es poco concluyente. La nicotina puede aumentar el ritmo cardiaco y la presión arterial. Aunque estudios con animales han indicado la posibilidad de que que estos cambios puedan dañar los vasos sanguíneos, conduciendo a enfermedades cardiovasculares, los datos en humanos son limitados y no han confirmado este riesgo.

Fels llamó a diversos expertos en el campo de enfermedades cardiovasculares, y todos convinieron que no existen efectos nocivos serios documentados provocados por productos de nicotina sin tabaco.

En otras palabras, la nicotina es como la mayoría de medicamentos que receto”, concluye. “Casi todos involucran algún riesgo y, en algunos como el Ritalin, el Adderall y otros estimulantes, muchos de los efectos secundarios son casi idénticos a los de la nicotina, incluyendo una potencial adicción. Para algunos pacientes, una medicación puede llevar a mejoras casi milagrosas. Para otros, los beneficios son modestos. Y los efectos secundarios pueden acarrear serios problemas de salud”.

La nicotina es como la mayoría de medicamentos que receto. Casi todos involucran algún riesgo y, en algunos como el Ritalin, el Adderall y otros estimulantes, muchos de los efectos secundarios son casi idénticos a los de la nicotina

La propia Fels pudo comprobarlo en sus propias carnes.

Unos días después de su conversación con la paciente, probó los chicles de nicotina. Según escribe, aquello tuvo el mismo efecto que haberse bebido una jarra entera de café. Aquello en lo que su paciente encontraba relajación, a ella la dejaba hecha un manojo de nervios.

Tuvo que pedirse un vaso de vino para relajarse.

share