PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Postureo 2.0: el 11% de las fotos #nofilter en Instagram son falsas

H

 

Un estudio revela la realidad de uno de los hashtags más populares de la red

Franc Sayol

03 Julio 2014 12:44

El hashtag #nofilter es uno de los favoritos de los usuarios Instagram. No en vano, implica un doble alarde: no solo posteas un foto molona sino que encima tienes la suficiente habilidad como fotógrafo para no necesitar uno de los filtros que ofrece la aplicación. Pero, como suele ocurrir en las redes sociales, no todo es lo que parece.

Según un estudio, el 11% de las fotos que incluyen el hashtag #nofilter utilizan, en realidad, un filtro. Eso vendrían a ser unas 8 millones y medio de fotos “mentirosas”. El estudio ha sido realizado por Spredfast, una agencia de marketing especializada en redes sociales asociada a Facebook. La agencia ha extraído la información del API público de la red social, que incluye información sobre los filtros, y se ha fijado en las últimas 100.000 imágenes publicadas con el hashtag #nofilter.

El filtro predilecto de los tramposos es Amaro, un filtro que añade luminosidad a la imagen, especialmente en la parte central. Aproximadamente, un 15% de las fotos que se decían sin filtro utilizaban Amaro. Los otros dos filtros más usados fueron Valencia (12%) y X-Pro II (10%).

Spredfast no son los únicos que se han dado cuenta de los fraudes que se cometen en nombre del #nofilter. Filter Fakers es un blog dedicado a postear fotos #nofilter falsas. La página incluso cuenta con una herramienta llamada Faker Catcher que permite determinar cuándo a uno foto se le ha aplicado un filtro. Lo único que tienes que hacer es copiar y pegar la URL de cualquier foto de Instagram y Faker Catcher te dirá que filtro se ha usado en la imagen.

Más difícil resulta alcanzar a comprender qué lleva a los usuarios a mentir en una cosa tan absurda como esta. Sobre todo porque se trata de una mentira redundante. Estar en Instagram supone, de por sí, participar en un engaño. No retratamos nuestra realidad, sino una versión maquillada de la misma. ¿Para qué intentar crear una ilusión de autenticidad en un entorno que todos aceptamos como artificial?

share