Historias

Odisea en el pantalón: algo pasó cuando intenté meterme en una talla 34

Este viral sucedió en tu cuarto

Nada más meter el pie en una pierna del pantalón, ya sabes que no subirá más allá de la rodilla. ¿Cómo es posible? La prenda tiene dos años y tu cuerpo no puede haber cambiado tanto. Entonces, empieza la guerra: tú no quieres adelgazar, tú quieres caber en ese pantalón. 

Metes barriga, te tiras en la cama, sudas, ruges, oyes cómo crujen las costuras. Con desesperación, preguntas a tu familia si recuerdan que la prenda se encogiera en alguna colada. Negativo.

Entonces te das cuenta: los pantalones son irrecuperables, pero necesitas abrochar el botón, subir la cremallera. Quieres hacerte una idea de tu estado físico ahora. 

Al final, consigues embutirte en dos tallas menos. Intentas caminar un poco y te ves frente al espejo. ¿Resultado? No puedes parar de reír. Habrás perdido unos pantalones, pero te lo has pasado en grande reventándolos. 

Si ese culo no cabe en el pantalón, probablemente la risa tampoco

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar