PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Autoayuda (no tan) disparatada: los 12 métodos más drásticos para dejar de fumar

H

 

Una universidad dice que dejar de fumar es fácil… con setas alucinógenas. Aquí repasamos otros consejos igualmente brutos.

Alba Muñoz

16 Septiembre 2014 13:25

Hace unos días una universidad revelaba que algunos de fumadores habían conseguido dejar su hábito… mediante setas alucinógenas. Todos los participantes habían intentado dejar de fumar antes. Sin éxito. Evidentemente, los investigadores advertían sobre los peligros de probar este método en casa, aunque reconocían la base de su éxito: “administrada con cautela y en un contexto terapéutico, la psilocibina puede guiar a una reflexión profunda sobre la vida de cada cual y espolear la motivación al cambio”, explicaban a Newsweek. La investigación ponía sobre la mesa las delirantes acciones que el ser humano ha hecho para abandonar el hábito

Pero más allá de los consejos habituales (fuerza de voluntad, fármacos, calendarios, paseos, fuerza de voluntad) una revista profesional de enfermería de Estados Unidos, Nursing Schools, también ha recopilado consejos drásticos para dejar de fumar. Proponemos al lector que adivine cuáles de las siguientes recomendaciones han sido publicadas en dicha revista y cuáles son ficticias. Advertimos que estos profesionales sanitarios ya no se andan con chiquitas.

1. Arruínate o fórrate. Crea un tarro para multas  y nombra a un vigilante de tu entorno. Establece un sueldo de desintoxicación por semana y haz apuestas muy locas. Si hay dinero de por medio, te lo pensarás dos veces.

2. Conviértete en otro: Una de las claves es abandonar los entornos que te hacen fumar. Deja de salir por las noches, evita a tus amigos fumetas, y si es necesario ponte peluca para evitar que te inviten al cóctel de oro: café y cigarro.

3. Hazte adicto a los videojuegos: Tienes que sustituir tu pausa en el trabajo por otra cosa que te haga desconectar: juega a videojuegos online. Alguno habrá que esté protagonizado por gorilas que lancen cartones de tabaco.

4. Tortúrate. Cigarro que enciendes, cigarro que tienes que apagarte en la piel.

5. Ponte sentimental y fatalista. Cuando vayas a dormir, desmenuza los cigarros en la pila y sustitúyelos por lápices de colores. Al día siguiente pensarás que eres imbécil, pero recordarás tu infancia y te darás cuenta de que cada segundo que pasa eres más viejo.

6. Ten un ataque al corazón. Un ataque inducido por el tabaquismo es, probablemente, la forma más efectiva y definitiva de dejar de fumar. Por aquello del casi.

7. Hazte una limpieza bucal. Vale una pasta y mejora ostensiblemente tu imagen personal. Cada vez que tengas la tentación, pensarás que estás tirando tu dinero y tu sonrisa nuclear a la basura.

8. Tritura un cigarro y esnífalo. No volverás a amar ese olor.

9. Embarázate. Esta medida es algo radical, pero te obliga a dejarlo durante nueve meses. Si luego estás algo estresada y te surge la tentación, imagina a tu bebé fumándose un cigarro. Si no funcionase sería una putada.

10. Ve a una clase de spinning. Siéntete al borde de la muerte y a la vez como un saco de carne inútil. Baja bastante la moral.

11. Come galletas para perros. Mata el antojo con algo igual de asqueroso.

12. YouTour. Fuma hasta reventar, mira vídeos gore, recopilaciones de imágenes de órganos ennegrecidos, documentales conspiranoicos, escucha a los gurús que nos dicen que las tabacaleras nos defienden de los extraterrestres y a los Youtubers que te dan consejos cursis. Si no estás agotado, dale a reproducir de nuevo.



Soluciones

Consejos ficticios: 2, 4, 5, 8, 10, 12.

Consejos publicados en la revista Nursing Schools: 1, 3, 6, 7, 9, 11.

share