PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Megan Fay, la modelo a la que no le importa parecer fea

H

 

Aquí llega la anti Miranda Kerr

María Yuste

15 Mayo 2015 06:00

Megan Fay vive en Los Ángeles, tiene 21 años y es modelo de American Apparel. Como sus compañeras de profesión, Megan es muy activa en redes sociales. En especial, en Instagram. Sin embargo, lejos de esas fotos en las que Miranda Kerr come hamburguesas y patatas fritas maquillada y sin mancharse de ketchup o de esos otros posados de Irina Shayk en los que parece que sigue en la portada de una revista, Megan no se esfuerza en hacer que su vida parezca glamourosa las 24 horas del día.

De hecho, le encanta subir a la red sus peores fotos. Esas que nunca verías en el Twitter de Adriana Lima, y puede que ni siquiera en el tuyo propio, porque Megan no se corta un pelo a la hora de subir fotos marcando papada o bizqueando.

@meganfayy

Aunque Fay pertenece a ese selecto grupo de personas que te hace pensar que Dios existe y que durante la creación se entretuvo tanto con ellos que luego tuvo que ir más deprisa con los demás, a ella no le importa mostrar que no todos sus ángulos son buenos o que no se puede estar siempre guapa.

Megan mantiene una relación muy honesta con sus seguidores y no repite un selfie cincuenta veces hasta conseguir la mejor versión de sí misma, sino que se muestra públicamente tal cual es. Tal y como podríamos verla tirada en el sofá de su casa un domingo por la tarde con el pelo sucio.

Tal vez porque considera que para ser guapo, primero tienes que conseguir aceptarte a ti mismo como eres, tanto por fuera como por dentro.

@meganfayy

Esos es algo que Megan ha experimentado en sus propias carnes. Creciendo nunca se sintió a gusto con su propio cuerpo y cuando se miraba en el espejo deseaba ser otra persona porque detestaba lo que veía reflejado. De hecho, nunca pensó que fuera guapa hasta que la descubrieron trabajando como dependienta en una tienda de American Apparel.

Cuando empezó a modelar para ellos, le sorprendió que pensaran que era naturalmente guapa y que no necesitaba ponerse un determinado maquillaje, llevar tacones a pesar de no ser muy alta o que no debía perder peso aunque ella misma pensara que no estaba lo suficientemente delgada como para ser modelo.

No, no querían cambiarla porque, precisamente, la habían elegido a ella por ser ella.

@meganfayy

Poco a poco ese sentimiento caló en su personalidad y la hizo conectar con una parte de sí misma con la que no había conseguido conectar nunca antes.

A pesar de las polémicas que suelen rodear las campañas de American Apparel, Megan se siente tan a gusto que no suele modelar para otras firmas.

Admite que el cuerpo se ha sexualizado en extremo a lo largo de la historia de la publicidad y respeta la opinión de los que están en contra de los anuncios provocativos, pero le parece hipócrita ofenderse solo con los de American Apparel, y no con el resto de campañas llenas de cuerpos de mujer que han sido retocados hasta unas medidas físicamente imposibles.


@meganfayy

Cuando no está trabajando o poniendo caras raras en sus redes, Megan estudia Psicología infantil, se pone morada en McDonald's y hace covers de canciones en YouTube. Le gustaría ser cantante profesional pero aún no sabe por qué acabará decantándose en el futuro.

Lo mismo da mientras siga poniéndole esa cara a la vida.



En realidad, todo el mundo puede ser feo





share