PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Así se gestó la app para practicar las pajas

H

 

¿Necesitas entrenar?

Franc Sayol

20 Febrero 2015 06:00

“Masturbación, masturbación y más masturbación”. Así resume el diseñador Francesc Moret el concepto de Fap Fapp, la app que ha desarrollado junto a Jonas Zamora.

Desde que los móviles se conectan a Internet es habitual que algunos los utilicen para buscar estímulos visuales durante sus sesiones onanistas. Es decir, muchos se hace pajas con sus teléfonos. Pero Fap Fapp no está pensada para aliviarte, sino para ayudarte a practicar tu técnica.

“La idea surgió de una conversación absurda entre los dos en la que nos dimos cuenta que el móvil podría convertirse en un falo y, mediante el movimiento conseguir eyacular”, dice Moret. El mecanismo es básico: sacude tu móvil vigorosamente para lograr la mayor eyaculación posible.

Más allá de la broma, la app destaca por su cuidado diseño, en el que destaca la "A" estilizada para simbolizar un pene.

Fap Fapp es una nueva muestra de que la ironía se ha convertido en recurso habitual en el desarrollo de apps. Aplicaciones como Yo, Ethan, Make It Rain o Beer Opener trascienden el discurso disruptivo de Silicon Valley para reírse de él con sus propias armas. Para Moret, el ascenso de este tipo de apps se debe al deseo de “ver donde están los límites de las grandes empresas que controlan el mercado de las apps (Google y Apple)”.

De hecho, la historia de cómo la aplicación ha llegado a las dos tiendas también sirve para burlarse del funcionamiento de estas corporaciones. “Después de bastantes meses dándonos largas y pidiéndonos cambios absurdos, ni Google ni Apple llegaron a aprobar la app. Cabreados, nos dimos cuenta que el movimiento de “pajearse” es parecido al de bendecir, así que le cambiamos el nombre por 'Holy Water' y la gráfica. En una semana ya teníamos la versión beata de Fap Fapp aprobada en Google y Apple”.

Puede que a menudo resulte complicado comprender el propósito de muchas aplicaciones aparentemente absurdas. Pero si le sacan los colores a las grandes corporaciones ya habrán servido para mucho.


La ironía como disrupción



share