PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Las 6 normas básicas del buen comportamiento en redes sociales

H

 

Todo lo que haces y no debes

María Yuste

14 Abril 2015 12:21

Conectarte por primera vez a Internet es como visitar un país extranjero. De repente, la gente a tu alrededor habla de forma extraña y no entiendes muy bien por qué todo el mundo se ofende cuando les contestas con letras mayúsculas.

Sin embargo, al contrario de lo que ocurre cuando viajas a otro país, nadie ha escrito aún la guía de viaje que te enseñe a no abrir el Internet Explorer bajo ningún concepto, o a no alimentar al trol a ninguna hora.

Estos son algunos de los mandamientos a los que te enfrentas todos los días.

1. Los likes que se dan no se quitan

Las pantallas táctiles son el peor enemigo del stalker.

Lo has experimentado en tus propias carnes: son las tres de la mañana y, en lugar de estar leyendo la última novela de Palahniuk, has optado por las obras completas de la persona que te gusta en Twitter. ¡Qué maravilla la nueva era! ¡Poder conocer a una persona sin ni siquiera haber hablado con ella!


En Internet, lo que se lleva es ser pasivoagresivo. Si una conversación te está sacando de tus casillas, posa tu dedo índice sobre la tecla del punto, y no lo levantes



Todo son ventajas hasta que tu dedo gordo te traiciona: acabas de favoritear accidentalmente una foto de hace cinco años, y, aunque rectifiques, nunca podrás borrar la notificación de su smartphone o, peor aún... el email automático que probablemente haya recibido.  

Borrar el favorito significa reconocer abiertamente que lo espías y que te avergüenzas.

Déjalo y demuestra que no tienes complejos.


2. Si estás enfadado, puntos suspensivos

Estar contento en Internet es fácil. No tengas miedo de abusar de exclamaciones mal puestas y emoticonos sin sentido. De lo contrario, tu interlocutor pensará que eres más seco que la mojama.

Sin embargo, estar enfadado requiere de práctica e intuición. Las famosas mayúsculas para gritar son demasiado explícitas, y hay que reservarlas solo para casos extremos.

En Internet, lo que se lleva es ser pasivoagresivo. Si una conversación te está sacando de tus casillas, posa tu dedo índice sobre la tecla del punto, y no lo levantes.

Tu dedo hablará por ti.


3. Los puntos finales son armas arrojadizas



En Internet hay dos tipos de usuarios: los que chatean terminando todas y cada una de sus frases con un punto final normativo, o los que entienden el medio como algo más cercano a lo oral y pasan de puntos finales.

Si tu interlocutor es de estos últimos y, de repente, empieza a poner puntos, mal asunto.  


Si pones una foto tuya de pequeño y alguien no te da like es que esa persona te odia, o le importas un pimiento. Pero sobre todo, te odia



Un punto final bien puesto puede ser igual o más hiriente que un insulto.

Si tu también quieres ponerte borde, contraataca con un: “ok”.

Nunca una afirmación neutra tuvo tantos matices.


4. No digas que no, simplemente no digas nada



Si Internet es el paraíso de la gente socialmente inepta, es porque se ha cargado un montón de interacciones sociales incómodas.

Tira a la basura tu lista de excusas baratas porque ahora la mayoría de invitaciones a fiestas y actos a los que no tienes ninguna intención de acudir se producen a través de eventos de Facebook, y lo mejor de todo es que no tienes ni que contestar.

De hecho, a no ser que tengas una relación muy estrecha con el anfitrión, NO CONTESTES BAJO NINGÚN CONCEPTO.

Algo parecido pasa con las solicitudes de amistad.

Internet es el mundo al revés e ignorar es lo cortés.


5. El "me gusta" a las fotos de mascotas, bebés y madres es obligatorio


Todos los estudios coinciden. En las redes sociales, lo emotivo es lo que triunfa.

Las fotos de tu gato mojado, tu sobrino gordo o el retrato que te hiciste con tu madre en tu graduación, disparan los “me gusta”.

Si empiezas dos veces seguidas la conversación con la persona que te gusta, automáticamente te conviertes en su perro



Si pones una foto tuya de pequeño y alguien no te da like es que esa persona te odia, o le importas un pimiento.

Pero sobre todo, te odia.


6. Para ligar, cuida tu ortografía y, sobre todo, no hables el primero

En Internet, tu ortografía es tu físico. Por eso, confundir “hay”, “ahí” y “ay” te confiere automáticamente el aspecto de un orco de Mordor.

Por otro lado, la norma no escrita estrella del manual de ligoteo del internauta dice que si eres tú quien empieza dos veces seguidas la conversación con la persona que te gusta, automáticamente te conviertes en su perro.

 photo tumblr_nf1ijpyOA11qj4315o1_500_zpsoywoh3ez.gif

Saber si le gustas a alguien en Internet es muy fácil siempre que no te fíes de los favoritos y “me gusta” que esa persona te dé, sobre todo, si se producen en respuestas a sus comentarios.

Tú mejor que nadie sabes que el 99% de esos likes son por compromiso.


:), por favor





share