PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Sangre, sudor y risas: así son las reinas del asfalto

H

 

Longboard Girls Crew es la mayor comunidad de longboard en el mundo. Hablamos con su co-fundadora y directora general Valeria Kechichian

Ignacio Pato

25 Mayo 2015 00:00

Fotograma de 'Carving the mountains' de Juan Rayos

Contactar con otras chicas para hacer juntas lo que les gusta. ¿Suena simple?

Suena perfecto.

Hace unos 5 años, en Madrid, un grupo de chicas que se podía contar con los dedos de una mano fueron poniendo en marcha un punto de encuentro para practicar su deporte favorito: el longboard. Sí, ese patín más largo que el skate que puede alcanzar 100 kilómetros por hora cuesta abajo.

Había nacido la Longboard Girls Crew (LGC). Hablamos con su co-fundadora y directora general, la argentina Valeria Kechichian.

Fotografía de Juan Rayos

"Esta es la comunidad de longboard más grande del mundo, no solo la más grande de chicas", afirma Kechichian. El grupo fue creciendo en torno a su amor por pasar tardes enteras dándole zapatilla a la tabla. A día de hoy, tienen más de 228.000 fans en Facebook.

Han crecido tanto que no pueden calcular la cifra de chicas que forman parte de LGC que, por otro lado, se define como una comunidad abierta y no exclusiva. Como dice su fundadora, "cualquier chica que patine es parte de la comunidad".

Uno de los objetivos de LGC es conseguir una igualdad de género en todos los deportes de acción. Una tarea dura si se tiene en cuenta que cuanto más físico es el deporte, más asociado está este al género masculino.





Somos la comunidad más grande del mundo. Cualquier chica que patine es parte de ella



Ellas tratan de escapar a la imagen de chica-guapa-posando-con-patín. Valeria Kechichian asegura trabajar por "desexualizar el papel en el que la industria se empeña en poner a las mujeres en los deportes de acción".

Ellas son tratadas de diferente manera que ellos. "El hombre está patinando, surfeando, saltando... y la mujer mirando a los hombres o posando con ropa pequeña sin hacer gran cosa, aunque sean atletas profesionales de surf, skate o snow", se lamenta Kechichian.

Descendiendo el cráter Ramón en Israel. Fotografía de Daniel Etura

La patinadora también incide en el carácter machista de los comentarios que a veces reciben en Internet. "Aún a día de hoy los comentarios más populares en videos de mujeres practicando deportes de acción son del tipo '¿por qué salió de la cocina?' o el clásico 'vaya cocina más grande' haciendo referencia a las carreteras o lugares en los que patinamos".

A menudo, los ofrecimientos no suelen ser los más adecuados. "Hace unos años me escribieron de Playboy TV para llevarnos a 3 chicas a Las Vegas a grabar en algunos de sus realities algo de skate pero 'manteniendo el tono sensual de Playboy', según nos decían. Decliné la propuesta amablemente alegando que precisamente trabajaba para todo lo contrario. Salir en Playboy TV no aportaba nada positivo a nuestra causa", cuenta Kechichian.


¿Qué hacemos para solucionar estas insensateces sexistas? Para Kechichian, el secreto está en la visibilidad y la normalización. "Si las niñas no ven a una mujer haciendo algo muchas veces, van a pensar que ellas no pueden hacerlo".

Tenemos que ver mujeres de todas las edades y de todas las medidas metiendo caña... Y que las niñas lo vean como algo normal

Valeria Kechichian. Fotografía de Tony3Sesenta


"Si todo lo que ven son mujeres mostrando el culo van a pensar que es lo que tienen que hacer. Parece que son cosas inofensivas pero el impacto es real y enorme. Hay que trabajar en aportar modelos de conducta sanos y reales, tenemos que ver mujeres de todas las edades y de todas las medidas metiendo caña... Y que las niñas lo vean como algo normal", concluye la deportista.

El trabajo de Kechichian y toda la Longboard Girls Crew se traduce en eventos, campeonatos, conferencias, audiovisuales y sobre todo lazos de camaradería. Antes que esperar ayuda externa del circuito oficial, ellas decidieron unirse para construir su propia escena.

Ahora son miles de chicas unidas por el sudor, el esfuerzo, las risas, las caídas e incluso la sangre. Unidas por una misma pasión.

Si tienen un rival, desde luego no está entre ellas.

GIF de Juan Rayos



Habilidad, velocidad y amistad contra el sexismo





share