Historias

Machos y hembras alfa: el futuro de la humanidad está en los lobos

Un aullido desde el parque natural de Yellowstone

Rick McIntyre lleva toda su vida estudiando a los lobos. Después de 20 años observando las manadas que habitan en libertad en el parque natural de Yellowstone, en Estados Unidos, ha llegado a dos conclusiones:

1. Las similitudes entre el comportamiento social de los humanos y el de los lobos no sólo son evidentes, sino que cada vez le sorprenden más.

2. El macho alfa de esta especie de mamíferos no es como siempre lo imaginamos.

Hace una semana, el periodista Carl Safina desentrañó los conocimientos de este estudioso en The New York Times, de los cuales extraemos la siguiente hipótesis: una manada de lobos podría explicar la evolución de nuestra sociedad.

La ecuación empieza con el macho alfa. La percepción que tenemos de su comportamiento es totalmente errónea: un verdadero macho alfa es fiero y peligroso en la defensa de su manada, nunca dentro de ella.

Un verdadero macho alfa no es dominante ni agresivo con su tribu, no necesita imponer control interno de forma constante.

Si el macho es malvado con los suyos, es probable que muera

Es una cuestión de inteligencia evolutiva: el lobo es cooperativo, necesita a su grupo para subsistir. Si se muestra violento e injusto es probable que sea atacado y desbancado del grupo. 

En definitiva, si un lobo es malvado con los suyos, es probable que muera.

El liderazgo del macho alfa radica en la autoridad, pero en la verdadera, la que no necesita ser demostrada cada segundo. Es un poder que se forja a través de los actos en colectividad:

Rick McIntyre asegura que además de su fiereza contra los enemigos, los machos lobo se caracterizan por la bondad y los cuidados de hacia su manada, poseen "una tranquila confianza en sí mismos". 

La segunda parte de la ecuación es la hembra. Una loba no sólo posee funciones reproductivas dentro de una manada, sino que en todo grupo de estos mamíferos hay una hembra alfa.

Estamos ante una jerarquía cooperativa, o lo que es lo mismo, dos poderes distintos que colaboran en aras de la supervivencia.

Los biólogos de Yellowstone han podido documentar cómo son ellas las que se encargan de tomar la mayoría de decisiones estratégicas, por ejemplo dónde asentarse para descansar o dónde ir de caza: "Es la hembra alfa la que realmente dirige el show", afirma McIntyre. 

¿Qué aprendizaje podemos extraer de tantos años de observación de estos mamíferos carnívoros?

Un macho lobo muere solo si no coopera con su familia, algo que no ocurre en el caso de los humanos

Seguro que algo relacionado con la "nueva masculinidad": ser un macho alfa no significa ser chulo ni imponerse a los demás. Significa hacer lo mejor para su manada o comunidad, significa ganarse la autoridad, no imponerla.

Pero hay diferencias que nos separan de los lobos en cuanto a comportamiento social.

Un macho lobo muere solo si no coopera con su familia, algo que no ocurre en el caso de los humanos.

Otra diferencia es que una loba tiene poder dentro de la manada, un poder oficial y que exige respeto. Eso tampoco se produce en el caso de muchos hogares humanos: la mujer decide sobre muchos asuntos estratégicos y logísticos, pero de forma invisible y sin reconocimiento.

Esa fórmula desigual no tiene futuro.

Los lobos aúllan: si queremos evolucionar, compartamos el poder.

Los lobos aúllan: si queremos evolucionar, compartamos el poder

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar