PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Consejos sexuales de las mujeres comunistas a los hombres occidentales

H

 

El ratio de orgasmos en Berlín Oriental era el doble que sus compañeras al otro lado del muro

Antonio J. Rodríguez

06 Octubre 2014 06:00

Puede que Do communists have better sex? sea uno de los documentales secretos más rebotados de Internet, pero no por ello deja de perder su diversión. La cosa es que hace un tiempo, un conjunto de historiadores y humanistas se reunieron para analizar la calidad del sexo a ambos lados de Berlín, en la parte comunista y en la occidental. Entre los hallazgos figuran datos bastante demoledores para los occidentales. Por ejemplo, que en Berlín Oriental las mujeres alcanzaban el doble de orgasmos que sus compañeras al otro lado del Muro. ¿Cómo es esto posible? La investigación expuso un conjunto de do’s and dont’s en materia de educación sexual; enseñanzas que, en tiempos de oscuridad como los nuestros, nunca está de más recuperar. Aquí unas serie de datos recogidos por el documental:

1. “Cuando una mujer en Alemania del Este no llegaba al orgasmo, en lugar de montar en cólera, simplemente decía ‘bueno, otra vez será’.

Corolario: Asúmelo. Tu gatillo es fácil y ellas lo saben (en España, la duración media del coito va poco más allá de los 3 minutos. Científicamente testado). Sigue intentándolo (cosa que, a fin de cuentas, tampoco está tan mal).

2. “En la década de los 50 y los 60, en Alemania Occidental las mujeres volvieron al nicho familiar como esposas y amas de casa. En aquel tiempo, el mensaje que se le transmitía es que tenían que hacer felices a los hombres. Entre tanto, en Alemania del Este las mujeres no se quedaron en casa, sino que salieron a trabajar a las empresas nacionales. Las mujeres eran reclamadas como fuerza de trabajo y las mujeres solteras y con hijos tenían que sacar adelante a la familia. En consecuencia, fueron más independientes”.

Corolario: Da igual lo mucho que quieras inculcar que el hombre es el centro del universo. Simplemente, no funciona.  

3. “En ningún otro sitio había mayor emancipación sexual femenina como en Alemania del Este. Las mujeres mandaban en la cama”.

Corolario: En serio: deja a quien sabe.  

4. “Puede que la economía occidental creciera y los coches fuesen mayores, pero en la República de Adenauer era la Iglesia la que mandaba en materia de sexualidad, lo que en la práctica significaba no hablar de ello. Ni en la escuela, ni desde luego en casa”.

Corolario: La inexperiencia sexual no se cura con un coche grande, ande o no ande. Palabra de Freud.  

5. “Mientras tanto, en Alemania Oriental todo se discutía en televisión desde comienzos de los sesenta. Veamos un ejemplo de programa dirigido al público adulto e infantil: ‘La sexualidad activa normalmente empieza con la masturbación. Los padres solo deberían intervenir si se convierte en adicción, pero en general distraerse es lo que mejor funciona”. 

Corolario: Pues eso, distraerse es bien.   

6. “Hacia 1963 y 1964 el gobierno socialista de Alemania Oriental empezó a animar a que los jóvenes tuvieran sexo premarital, siempre y cuando fuesen relaciones “hermosas” que guiasen al matrimonio. Sin embargo, el matrimonio pronto perdió la función de legitimar la sexualidad. Casi el 100% de la población tenía sexo premarital. De ahí llegó la idea de que la sexualidad no debía atarse a ninguna institución sino al amor”.

Corolario: Si quieres casarte, cásate; si quieres sexo, ten sexo. 

7. “Mediados de los 60: llega la música beat y el despertar de la cultura juvenil. Entre tanto, en Alemania Occidental el gobierno interpela a los jóvenes por la tele: ‘la gente está peor que en el pasado porque los adultos los abruman con experiencias negativas. Hay clubes, fiestas de adolescentes, concursos de belleza… Esto plantea una enorme amenaza personal y política. Nuestros jóvenes aprenden ideas de revistas vulgares y pierden su energía en los clubes de baile. ¿Cómo van a enfrentarse estos jóvenes a los comunistas? Debemos sentarnos con ellos y hablar de todas estas cosas”.

Corolario: Mantente alejado del pollavieja. Ah, y sigue leyendo revistas vulgares.   

8. “Llega la píldora y el sexo ya no se vincula a la reproducción. En la televisión occidental, un programa pregunta a miembros de las organizaciones cristianas juveniles. Esto es lo que contestan:

—Las mujeres deberían practicar la abstinencia, esperar hasta el matrimonio y esperar a que el sexo signifique algo.

—La píldora no es natural. Me opondría a ella aunque la Iglesia no lo hiciese.

—Una chica que tome la píldora no tiene una moral fuerte. Incluso aunque me gustara, rompería con ella.

Corolario: Si de verdad piensas así, ni siquiera tendrás tiempo de que rompan contigo, patán.

Puedes ver el documental entero aquí:

[Vía Konbini]

share