Historias

El hombre que nos ha convertido a todos en entrenadores de Pokémon

Así es como John Hanke convirtió un viejo sueño de infancia en el videojuego más revolucionario del año

En 2014, Google sorprendía al mundo con un vídeo disruptivo. Google Maps: Pokémon Challenge prometía poder capturar pokémons por todo el mundo utilizando tan solo el smartphone.

Toda una generación se movilizó, sorprendida, ante el gran anuncio que nos esperaba. Sin embargo, resultó no ser más que una broma del Día de los Inocentes. Una manera de poner la miel en la boca a miles de personas que llevaban toda la vida esperando este momento.

Pero dos años después, lo que fuera un anuncio falso se ha convertido en realidad. El planeta ha sido tomado por la Realidad Aumentada... y por los millones de usuarios que ya se han descargado Pokémon Go. 

Pokémon Go  ha provocado accidentes, historias oscuras y también está ayudando a personas que sufren depresión. También ha disparado el valor de las acciones de Nintendo.

El responsable de que tu casa esté rodeada de Pidgeys es John Hanke, fundador de Niantic, la startup que ha desarrollado el juego.

Detrás del éxito de Pokémon Go se oculta John Hanke, un idealista que lleva años luchando por hacer de la geolocalización una manera de mejorar el mundo.

Hanke no es un empresario cualquiera. No es hombre que ha visto cómo su imperio ha crecido de golpe gracias a un gran invento. Más bien, este ingeniero de 49 años, es un idealista que lleva años luchando por hacer de la geolocalización una manera de mejorar el mundo.

De hecho, antes de traernos Pokémon Go, ya fue uno de los principales impulsores de otra tecnología revolucionaria: Google Earth.

Pero, vayamos por partes.

En enero de 2000, después de que intentara liderar sin éxito dos startups (3DO y Big Network) que ya jugaban con la idea de mezclar los videojuegos con el mapeo, creó Keyhole, una compañía especializada en visualizar datos geoespaciales.

Hanke consiguió convertir Keyhole en una gran empresa y mantenerla durante sus peores momentos”, recuerda Brian McClendon, inversor que trabajó con él durante esta etapa.

Además de Pokémon Go, a Hanke le debemos el éxito de Google Earth.

Su idea de localizar todo el mundo en un mapa visual y poder ver lo que nos rodeaba a través de la pantalla del ordenador sonaba a locura. Para todos menos para Google, claro, que después de enamorarse de la empresa la compró en 2004 por una cifra millonaria.

“Esta adquisición de Google ofrece a los usuarios ver imágenes en 3D de cualquier lugar de la Tierra, así como tener una interesante base de datos de carreteras y muchos otros puntos de interés de cualquier lugar de la Tierra”, explicó entonces Jonathan Rosenberg, el Vice Presidente de Productos de Google en aquella época.

Pronto cambiaron el nombre de Keyhole a Google Earth y pusieron en manos de Hanke el futuro de una compañía que lo tenía todo para revolucionar la informática.

Como un friki que creció jugando a juegos de rol, su objetivo era crear un videojuego con el que se pudiera vivir aventuras reales.

El resultado fue inapelable. Los servidores colapsaron y todo el mundo comenzó a buscar su casa entre la infinidad de imágenes que podían observarse en ese tour guiado por el mundo sin moverse de delante la pantalla del ordenador.

Pero el sueño de Hanke iba más allá. Como un friki que creció jugando a juegos de rol, su objetivo era unir algún día sus dos mayores pasiones. Quería crear un videojuego con el que se pudieran vivir aventuras reales.

Así, tras cinco años en puestos directivos de Google, creó su propia empresa. Con Niantic Labs, que seguía contando con el respaldo de Google, quería revolucionar el mercado a través de la Realidad Aumentada. Pronto lo consiguió gracias a Ingress.

“Ingres – It’s time to Move” anunciaba una revolución en el mercado de los videojuegos. Una revuelta que nos hacía salir de nuestras habitaciones para salir a la calle.

Dejábamos de ser receptores pasivos para ser los protagonistas de un mundo híbrido entre la realidad y el plano virtual. “ La diversión consiste en salir de casa”, anunciaba. Smartphone en mano, 15 millones de personas se apuntaron a un fenómeno hasta entonces muy poco explorado.

Una generación de frikis salió a conquistar el mundo. Un mundo que solo sería el germen de lo que estaba por venir.

"Ingress y Pokémon Go son una consecuencia directa de Dungeons & Dragons".

No creo que estemos hechos para sentarnos en una habitación a oscuras, rodeados de aparatos electrónicos”, decía ya en aquella época.

Su idea de videojuego iba mucho más allá. Al fin y al cabo, cuando jugaba de joven a juegos de rol soñaba con encarnar a viajeros que fueran por todo el mundo. Y, gracias a su nueva compañía, por fin tenía la oportunidad de hacerlo.

“Ingress y Pokémon Go son una consecuencia directa de Dungeons & Dragons. Estaba pensando en los juegos de dados de la década de los 70 cuando creé Niantic”, explicaba el desarrollador a la revista Time.

Siempre ha habido cosas que la gente ha hecho socialmente juntos, ya sean clubs de bolos, ligas de softball, etc. Existen toda clase de organizaciones en el mundo real que unen a las personas para jugar juntas fuera de casa. Creo que gran parte de esto se había atrofiado con la Era Digital. Pero es hora de recuperarlo”, declara.

Gran parte de esto ya lo consiguió con Ingress, pero con Pokémon Go quiere llevarlo a su máximo exponente.

Pokémon Go es el sueño de un joven friki hecho realidad.

Una vez ya ha conseguido que toda una generación haya salido a la calle para capturar pokémons, se mantiene con los pies en el suelo: “Ha sido una semana muy excitante, pero ahora debemos ponernos a trabajar para mantener todo lo que hemos conseguido”.

Y su próximo objetivo es unir a los jugadores.

“El juego fue construido pensando en el ejercicio físico, en descubrir nuevos lugares y, sobre todo, en explorar el campo social de los jugadores. A más nivel, los jugadores deberán unirse para pasarse gimnasios y competir juntos, y ahí es donde creo que Pokémon Go será más importante”.

Si hay algo que Hanke ha conseguido es cambiar el mercado de los videojuegos tal y como lo conocíamos. El sueño de un joven friki se ha convertido en realidad. Ha hecho que el juego de moda sea más social, más real y menos sedentario. Ahora, en sus manos queda mantener la tendencia.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar