Historias

Iris Apfel, la it girl de 93 años

Te gustaría que fuera tu abuela pero, ¿tienes tú el suficiente swag para ser su nieto?

El ultraobsesionado con la juventud mundo de la moda le ha encontrado, últimamente, el filón a eso de escoger como imagen de sus marcas de lujo a mujeres con canas.

Es el caso de la colaboración de la escritora Joan Didion con la firma Céline o el de la cantautora Joni Mitchell con Yves Saint Laurent, entre otros muchos ejemplos.

Resulta raro ver a una mujer de más de 30 años en una marquesina vendiéndote algo, así que todo el mundo acaba hablando de estas campañas.

Como si de repente nos sorprendiera comprobar que es posible tener 80 años y molar más que a los 20. Sin pasar, además, por el quirófano.

Solo por tu personalidad y sabiduría.

Si algo deja al descubierto la personalidad, eso es la pérdida de la juventud y su belleza natural. O sino que le pregunten a Iris Apfel, quien después de haber estado haciendo exactamente lo mismo durante 70 años, no ha sido hasta llegar a la tercera edad que se ha convertido en un icono.

Iris tiene 93 años y es decoradora. Ha decorado la Casa Blanca para nueve presidentes diferentes, entre los que se encuentran Bill Clinton o Nixon.

Sin embargo, se ha hecho mundialmente famosa por sus gigantes gafas redondas y lo que ella llama sus “ outfits locos”, en los que la máxima sería que más es siempre más.

Poseedora de un gran sentido del humor, ella se llama a sí misma la “ estrella geriátrica” debido a su repentina fama tardía. Cuando era joven alguien le dijo que no era guapa y que nunca lo sería pero que tenía algo mucho mejor: estilo.

Para poder tener estilo primero tienes que conocerte y eso no es fácil

Para Iris, el estilo no es otra cosa que actitud. Ella sabe que, en ningún caso, es algo que tenga que ver con el dinero.

Siendo una niña de la Gran Depresión apenas tenía dinero para invertir en ropa y, cuando lo tenía, sabía que tenía que gastarlo sabiamente.

Su madre le enseñó que antes de comprar algo tenía que estar convencida del valor real que tenía esa prenda, así que nunca compra nada a la primera.

Ese confiesa que es su secreto: una mezcla entre tener buen gusto y ser buena con la economía. Aunque Apfel también opina que tener buen gusto en exceso es aburrido y que combinar piezas de diseño con ropa de mercadillo es necesario.

A Iris le parece que la vida puede llegar a ser muy aburrida y gris y que, al menos, hay que disfrutar vistiéndose y divertir a la gente. Decir que sí a cualquier nueva oportunidad, siempre y cuando te guste.

Sin embargo, Iris reconoce que encontrar tu estilo propio no es tarea fácil pues no existe una fórmula mágica. Es algo en lo que tienes que trabajar teniendo curiosidad sobre ti mismo.

Tu estilo ha de reflejar la forma que tienes de pensar sobre ti.

Por eso, en época de egobloggers, Iris mantiene que copiar a alguien no es tener estilo.

Desde luego, viéndola con sus estampados de colorines y los brazos recargados de abalorios queda claro que Iris Apfel sabe que ser auténtico y fiel a uno mismo es la única forma de vivir.

Como decían en la antigua Grecia: conócete a ti mismo para saber qué ropa ponerte

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar