Historias

La guía loca de PlayGround para (mal)interpretar tus sueños

Nunca más querrás irte a la cama...

Dicen que los sueños son, en realidad, una película que tu cerebro se pone mientras duermes para no aburrirse. En ese caso, ¿cuál es la moraleja oculta detrás de tus sueños más recurrentes? ¿Qué dicen de tu vida? ¿Deberías hacerte guionista?

Encuentra la respuesta a esta y a otras preguntas con l a guía no comprobada de sueños de PlayGround.

 

Soñar con volar

Las guías de interpretación de sueños tradicionales te dirán que soñar que vuelas es bueno, que representa la libertad, bla, bla bla... pero, ¿cómo narices va a ser bueno soñar que haces algo que nunca vas a poder hacer en la vida real?

Sueñas que vuelas porque odias tu vida. Estás hasta la coronilla de levantarte temprano todas las mañanas, de que se te escape el metro en tus narices, de que te cuelen falsas promociones en Instagram a cambio de un follow...

Si no te despertaras siempre antes de tiempo, descubrirías que al final del sueño llegas a El Caribe a empezar una nueva vida.

Soñar que se te caen los dientes

A pesar de la angustia que experimentas durante el sueño, no es algo malo. Solo quieres volver a ser un bebé para que te acaricien todo el día como si fueras un gato. Salir a pasear sentado en la silleta y no tener que andar. Ni cocinar. Ni mover la mano para llevarte la comida a la boca... y, sobre todo, ver tetas todos los días sin ni siquiera esforzarte.

Vamos, lo más cerca que has estado nunca de vivir la vida de un multimillonario. Plantéate empezar a echar la Bonoloto.

Soñar que saltas al vacío

Mira, tu cuerpo quiere que lo lleves a la feria y ya no sabe cómo pedírtelo. ¿Es que no te acuerdas de lo mucho que te gustaba saltar en las camas elásticas? Tu cuerpo necesita un poco de adrenalina urgentemente, que lo pongas bocabajo y le metas miedo. Está harto de tus rutinas aburridas de las que no hay quien te saque y de que lo sientes todas las tardes en el sofá a ver la novela o el fútbol.

No le gusta y, encima, ya sabe que Eduardo Enrique y Catalina Antonia van a acabar juntos y que el Madrid va a perder.

Soñar con arañas

Hace tiempo, una inofensiva araña apareció en tu habitación con la intención de quedarse a vivir contigo sin pagar alquiler. Sin embargo, tú la mataste sin compasión sin ni siquiera darle una oportunidad. Ahora sueñas con arañas porque tienes remordimientos y te sientes solo.

En su momento no supiste apreciar el amor y el respeto que había en aquel gesto. En especial cuando vivimos en un mundo en el que conseguir compañía humana se ha vuelto complicado, hasta el punto de no lograr cuadrar agendas con tus colegas para salir a tomar unas birras.

Sí, tu subconsciente empieza a intuir que morirás solo.

Soñar que estás desnudo en público

Se suele asociar tradicionalmente a sentirse desprotegido o avergonzado. Pero ya sabemos que a la tradición le gusta el drama. No le busques los tres pies al gato que la única vergüenza que sientes es la de estar tan blanco. Ahora que empieza a lucir el sol te has dado cuenta de que vas por la calle deslumbrando a la gente y vives con el miedo metido en el cuerpo a que alguien te denuncie por haberle dejado ciego.

Relájate y mira las ofertas del autobús, que por poco dinero te puedes pirar este mismo fin de semana a la playa.

Soñar que te persiguen

Pues claro que te persiguen. Estar vivo es necesitar dinero y deber dinero y tener que conseguir dinero todo el tiempo. Si en el sueño pudieras mirar atrás y descubrir la identidad de quien te está persiguiendo descubrirías que, o es un billete gigante, o un hombre-anuncio disfrazado de billete, o Emilio Botín.

Soñar que un ser querido muere

Si se trata de una planta, comprueba que te estás acordando de regarla. Si se trata de otro ser humano, existe una leyenda urbana que dice que les estás alargando la vida. No es verdad pero a la gente le gusta pensar así porque se sienten mejor. Tampoco es que tengas miedo a perderles, es que estás deseando heredar, ¡mala persona!

Soñar que conduces un coche sin frenos

Ríete en la cara de cualquiera que se atreva a decirte que se trata de una metáfora de tu imparable camino al éxito. Por favor, es simple y llanamente una metáfora de tu propia vida. Vas “conduciendo” sin control alguno por la vida en tu propio coche, completamente acojonado, y al final te estrellas, que significa que te mueres. No pasa nada. Bébete otra cerveza.

La verdad no está ahí fuera, está en tus sueños

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar