Historias

Guía práctica para convertirte en un gilipollas (y triunfar en la vida)

Desengañate: ser buena persona no te llevará a ninguna parte

¿Qué tienen en común Steve Jobs, Jeff Bezos, Leonardo DiCaprio, Cristiano Ronaldo, Donald Trump, Pablo Motos o (inserta el nombre de tu jefe)?. Todos son tipos exitosos. Y todos son unos gilipollas de manual.

No es mi caso.

Toda mi vida he intentado ser una persona decente. A saber: comportarme civilizadamente, ser cordial con los demás y cultivar sentimientos como la empatía, la comprensión y la compasión.

No lo digo solo yo. Recientemente hice un test para calibrar cuán oscura es mi personalidad y, tras responder con absoluta sinceridad, el resultado dijo que soy “infrecuentemente vil”. Mis amigos, en cambio, eran, como mínimo “moderadamente malvados” (lo que llevó a plantearme que clase de cabrones tengo por amigos, pero ahora esta no es la cuestión).

A lo que íbamos: ¿me ha llevado a alguna parte ser buena persona? No exactamente.

El mundo actual no está hecho para las almas caritativas. Todo es competición. Darwinismo emocional extremo. ¿Eres bondadoso? Allá tú, pringado.

La mayoría de personas que conozco a las que la sociedad consideraría “exitosas” son, en mayor o menor medida, unos capullos desalmados.

Sí, es cierto, también conozco a gilipollas que son unos fracasados. Y seguro que existen grandes triunfadores que son encantadores. Pero esto, ahora, tampoco es la cuestión.

La cuestión es que me he propuesto a mí mismo ser un poco más pérfido. Cultivar la tríada oscura de la personalidad para ver si el maquiavelismo, el narcisismo y la psicopatía me ayudan a convertirme en una persona de provecho.

Siempre me han dicho que tengo mucho inteligencia emocional. Pues bien, ha llegado el momento de utilizarla para ser un poco más vil.

Como no podía ser de otra manera, he recurrido a Internet en busca de los mejores consejos para convertirse en un gilipollas de primera y así poder elaborar una pequeña guía para todos aquellos que, como yo, están cansados de ser el chico majo atropellado.

El primer lugar al que acudí fue a ese pozo de sabiduría popular que es Reddit. Ahí encontré diversos hilos dónde maestros de la manipulación compartían sus mejores trucos para aprovecharse de todo y de todos en beneficio propio.

Ahí aprendí que para convertirte en una ganador tienes que:

A) Ser un egoísta radical: “Primero piensa en ti mismo. Todo el tiempo. Acerca de todo”.

B) Sacar partido de la vileza de los demás: “Si conoces a alguien que es un bocazas... dale información que sabes que esparcirá en tu beneficio”.

C) Vigilar siempre lo que dices: “No compartas tus secretos con nadie a no ser que puedas sacar un beneficio de ello”.

D) Manipular a la gente para lograr que dejen de hacer algo que no te conviene: “La manera más fácil de conseguir que una persona no haga algo que no quieras que hagan (o que hagan algo que quieres que hagan) es decirles: 'No hagas eso. Es raro. Solo la gente rara hace eso'. Por alguna razón, la mayoría de gente tiene miedo de que les llamen raros”.

E) Ser calculador: “Si realmente quieres convencer a alguien, nunca expongas tu tesis de forma explícita. En cambio, da ejemplos que apoyen dicha tesis sin explicarla. La gente tiende a creerse las conclusiones a las que llegan por sí mismos”.

F) Aprovecharse de aquellos que sienten algo por ti: “La mayoría de de personas son impresionables y manipulables cuando están atraídas por ti. Puedes usarlas para acercarte a sus amigos que te interesan de verdad, y utilizarlos para que hagan tareas que quizá no quieres hacer”.

G) Trabajar la soberbia: “Recuérdate a ti mismo que eres mejor que nadie constantemente. Suena estúpido, pero realmente funciona. Para ciertas personas, ocurre de forma natural. Para todos los demás, lo más adecuado es adoptar la estrategia de “simúlalo hasta que lo seas”. Si estás constantemente diciéndote que eres mejor que nadie, empezarás a creértelo de verdad, y los demás también”.

H) Consumir drogas: “No recomiendo un estilo de vida que incluya drogas a nadie, pero si me pides consejo te diré que la cocaína es el atajo más rápido para pensar y comportarse en base a la tríada oscura”.

I) Aparentar: “No te quejes nunca. Si siempre pareces feliz y una persona genuinamente buena, la gente se fiará de ti rápidamente”.

Es decir, piensa únicamente en ti, manipula a los demás en la medida de lo posible y actúa con falsedad.

Es un buen comienzo.

Mi búsqueda de asesoramiento de los más distinguidos gilipollas de la red siguió en Quora, que es como Reddit pero con menos nerds y más aspirantes a gurú.

De ahí también pude extraer valiosas lecciones que procedo a resumir.

  1. Ignora cualquier empatía que puedas sentir. Aplasta a los demás porque es la única manera de subir”.

  2. “No te preocupes. La gente de éxito no se preocupa sobre sentimientos, consecuencias, repercusiones o daños colaterales. Todo ello desperdicia tu valioso tiempo”.

  3. No evites el conflicto. Abrázalo”.

  4. Di lo que piensas con el mínimo filtro posible”.

  5. “Ya que pensar implica mucho tiempo y esfuerzo, incorpora estereotipos a cada oportunidad que tengas para ahorrar energía personal. Reduce toda la diversidad en una pequeña lista de prejuicios. Hará que tu vida sea más fácil”.

  6. “Fomenta el '¿qué puedes puedes hacer por mí?'. Conviértelo en tu mantra. Técnicamente, todo el mundo es tu subordinado. Acosa, atormenta y engatusa para conseguir todo lo que quieres de los demás”.

  7. “No hay tal cosa como ver las cosas en retrospectiva o la re-evaluación. Eres fabuloso y tienes la razón todo el tiempo. Si alguien te critica es solo porque están celosos”.

  8. Repite una y otra vez todo lo anterior”.

Creo que lo voy teniendo claro.

Básicamente se trata de desechar cualquier tipo de distracción emocional se interponga entre tu y tu objetivo. Eso incluye la empatía, la gratitud, la justicia, la ecuanimidad, la fraternidad, el afecto, la caridad, la amabilidad, el cariño, la consideración, la afección, la tristeza y la melancolía. En otras palabras, borrar cualquier rastro de humanidad y amor que haya en tu interior. No son más que losas que te impiden alcanzar la mejor versión de ti mismo.

Al final, se trata de una cuestión de prioridades. Para ser un verdadero gilipollas siempre tienes que tener algo más importante en qué centrarte que en los sentimientos, ya sean los tuyos o los de los demás. Estar absolutamente concentrado en tu cometido es el único camino al éxito. Aunque ello incluya olvidar el cumpleaños de tu madre o ahorrarte saludar a cualquier pobre diablo que se cruce en tu camino en la oficina.

Uff.

¿Realmente vale la pena convertirse en un ser tan detestable?

Por supuesto que no.

El problema es que, a menudo no tenemos elección. El mundo moderno es implacable. Si no somos nosotros los que nos aprovechamos de los otros son los demás los que se aprovecharán de nosotros. Y lo peor es que lo harán con una sonrisa en la cara para pillarnos desprevenidos.

Pero, aún así, me estoy dando cuenta de que ser un gilipollas a conciencia es un poco patético. Algo propio de una persona con la madurez emocional de una ameba. Lo que me lleva a pensar que el verdadero secreto de los gilipollas genuinos es que ellos no saben que lo son.

En otras palabras: esta guía sirve de bien poco. Mierda. No tengo remedio. Ya estoy siendo improductivo otra vez. Maldita sea.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar