Historias

El presidente que murió mientras le practicaban una felación

Félix Faure, presidente de Francia en 1899, vivió sus últimos momentos durante un encuentro sexual

Hubo un tiempo en el que la política era más interesante que las series de TV o que quitarte las pelusas del ombligo.

Hoy un simple tuit o foto en Instagram puede costarle su carrera a un cargo público, aunque hubo un tiempo en que el listón estaba más alto: si retrocedemos unos años, unas manchas en la ropa de su secretaria podían jugarle una mala pasada a un alto mandatario y poner muy contenta a su oposición parlamentaria.

Pero si nos vamos más de un siglo atrás, podemos encontrar casos más radicales de trayectorias políticas detenidas en seco. Algo así le ocurrió a Félix Faure, presidente de Francia, la tarde del 16 de febrero de 1899.

A Faure nadie tuvo que hacerle una moción de censura. Ni siquiera revisar su timeline de Twitter si tal cosa hubiera existido. Le dio una apoplejía mientras Marguerite Steinheil, una de sus amantes, le practicaba una felación en el Palacio de Elíseo.

El propio presidente había telefoneado a Steinheil, 30 años menor que él y una habitual de las habitaciones privadas durante aquella legislatura. La orden no era diferente de la de otras veces: que acudiese a palacio para una de aquellas sesiones de "consejo psicológico". Así solían llamar ambos a sus encuentros.

Faure llevaba cuatro años en el cargo. Formaba parte del centro-izquierda político y sus últimos días estuvieron marcados por su falta de decisión a la hora de aclarar las falsedades antisemitas del caso Dreyfus, lo que le valió las criticas progresistas de Émile Zola o Georges Clemenceau.

También se había burlado de la incipiente industria automovilística. De los coches dijo, un año antes de morir, "son muy feos y huelen mal".

Pero nada de lo que hubiera hecho o dicho Faure en vida podía hacer sombra a su último aliento: murió mientras le practicaban una felación.

Según las crónicas de la época, el incidente dio para numerosas bromas y juegos de palabras. Se dijo por ejemplo que 'el presidente había muerto con buena salud'.

Aunque el más popular fue el que le dio el sobrenombre de 'pompe funèbre' a Marguerite Steinheil... y es que en francés 'pomper' quiere decir practicar una felación, en argot coloquial.

FAV y RT póstumos al que se inventó aquel chiste.

Si esto pasase hoy, imagínate cómo ardería Internet.

Presentaba buena salud en el momento de su fallecimiento

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar