PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Facebook esconde un buzón de entrada “secreto” lleno de mensajes no leídos

H

 

...y pueden ser mensajes importantes

PlayGround

09 Abril 2016 11:43

Justin Sullivan

Facebook te ha estado escondiendo mensajes. Y, en algunos casos, mensajes importantes.

Esto se debe a que la red social tiene un buzón de entrada “secreto” que filtra aquellos mensajes que cree que no son de tu interés. En consecuencia, no te los muestra ni notifica que los has recibido.

El objetivo de este sistema es evitar que nos inunde el spam. El problema, es que muchos usuarios están descubriendo que el sistema ha “filtrado” centenares de mensajes legítimos que nunca llegaron a su buzón de entrada.

Sin ir más lejos, quién escribe acaba de descubrir decenas de mensajes de lectores de PlayGround que nunca fue consciente de haber recibido.

Desde el ordenador, la manera más simple de acceder a este “buzón secreto” es dirigirse a facebook.com/messages/other.

Para acceder al buzón de entrada desde la Messenger app, tienes que dirigirte a Configuración, luego Personas, luego Solicitudes de mensajes y, finalmente, apretar “Ver solicitudes filtradas”.

Una vez ahí, puedes encontrar mensajes que se remontan hasta la misma fecha en que te abriste la cuenta. Estos incluyen aquellos que tu mismo habías filtrado manualmente, pero también todos aquellos mensajes legítimos de personas con las que no estás conectada en Facebook.

Aunque lo cierto es que, en la mayoría de casos, las implicaciones de dichos mensajes en tu vida son mínimas, la red se ha inundado de usuarios lamentando que este sistema les haya escondido mensajes importantes.

Algunos han perdido oportunidades profesionales:


Otros nunca supieron que alguien había encontrado su pasaporte extraviado:


Y otros no pudieron enterarse de la muerte de un conocido.

Conclusión: Facebook hace un buen trabajo intentando preservar nuestra tranquilidad. Quizá demasiado bueno.

[Vía The Guardian]

share