PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Los FAILS capilares más estrepitosos de la década de los 70

H

 

Disfruta de esta galería de pelazos de antaño que causan más pavor que la melena de Aznar

Mario G. Sinde

19 Marzo 2014 20:43

Las atrocidades capilares son como el eterno retorno de Nietzsche, siempre están ahí, siempre están volviendo, forman parte del paisaje. Mires donde mires, siempre verás cabezas decoradas con pelambre que merecerían un esquilado a fondo, como si fueran ovejas lanares bien ternescas: la moda de teñirse el pelo de azul a mechas merece escarnio público, las tres tiras imitando el logo de Adidas de Cristiano Ronaldo en la base del cuello son motivo de guillotina, y hay ciertos flequillos que merecerían años de cárcel. Pero sobre el pelo hay una certeza indiscutible: cualquier tiempo pasado fue PEOR. Repasad, si tenéis estómago, colecciones de peinados de los 60 y los 70: veréis atrocidades que os revolverán las tripas como un chupito de lejía. Unas melenas que parecen mosquiteras, unas patillas en las que se crían colonias de piojos salvajes como si fueran una partida de los Sims, unos tupés en los que se podría construir el Bastión de Tormentas, rayas a un lado de la amplitud de una autopista de cuatro carriles, cardados, mullets, permanentes de vacaciones de verano en Ibiza altamente ofensivas, etc. Y de entre todas las épocas, dos décadas sobre todo se llevan la peor parte: los 70 y los 80.

Los 80 los vamos a dejar por ahora, porque son la auténtica galería de los horrores. Vayamos, en cambio, a una etapa anterior más silvana, donde la clave estaba en los bigotazos, el patillón post-yeyé, el pelazo aznariano de la primera época, la mata leonina, el look Johann Cruyff época triplete del Ajax, esa exuberancia cuasi-vegetal de la pelambrera que no sólo estaba en la cabeza, sino en el resto del cuerpo, a lo Bee Gees, porque el verdadero peinado setentero de mucho volumen (y sin gel) típico de los blancos (entre los negros estaba el afro, que es una liga aparte) no se consideraba completo sin la camisa abierta, el nomeolvides en la muñeca del brazo peludo, la cadena de oro sobre un pecholobo en el que se podría apacentar una manada de búfalos, el esternón con rizo y perlita de sudor. ¿Ganas de más? Aquí va esta galería de pelazos vintage para que vayas urgentemente a tu peluquero y le digas: hágame un hombre de verdad.

Peinados de los 70

Peinados de los 70

Peinados de los 70

Peinados de los 70

Peinados de los 70

Peinados de los 70

Peinados de los 70

Peinados de los 70

Peinados de los 70

Peinados de los 70

Peinados de los 70

Peinados de los 70

Peinados de los 70

Peinados de los 70

Peinados de los 70

Peinados de los 70

Peinados de los 70

Peinados de los 70

Peinados de los 70

Peinados de los 70

share