Historias

“Moriré en mi habitación”: conoce a la artista que se niega a salir de casa

En realidad, Nidaa Badwan solo cumple órdenes

"Poco a poco empecé a amar el aislamiento. No es una enfermedad. A mí me curó".

Vive en la franja de Gaza, aunque en realidad ya no vive allí. Hace un año y tres meses, Nidaa Badwan se encerró en su habitación. Pese a todo, esta artista sigue creando: su último proyecto, 100 días de soledad, se expone en una galería de Jerusalén, pero ella no va a ir a verlo.

No le interesa salir de su habitación porque todo es hostil en las calles palestinas. Hace un año y tres meses, unos militares de Hamas la agredieron por la manera en que vestía, y le hicieron prometer, por escrito y con firma, que no saldría a la calle tan ligera de ropa. 

Así pues, Nidaa Badwan solo cumple órdenes.

"Se puede decir que ahora tengo otra vida. Siento que no estoy viviendo en Gaza, el proyecto me creó nuevas ventanas", comentaba recientemente al New York Times

El aislamiento de Nidaa Badwan no empezó de manera voluntaria. La agresión de los militares le provocó una depresión que le impedía salir de casa y, durante un tiempo, el suicidio parecía una buena salida.

Pero cuando empezó a contemplar la belleza de la luz, dejó de preocuparse por los grandes conflictos del exterior y empezó a amar el aislamiento. Todo lo que le preocupaba era encontrar la iluminación perfecta y capturarla con su cámara.

En eso consiste 100 días de soledad, el proyecto que bautizó como guiño a García Márquez. Transforma su habitación en un lugar distinto para cada foto y, luego, solo queda esperar a que llegue la luz.

Las protagonistas siempre son ella y su soledad.

"Todo es bello, pero solo en mi habitación, no en Gaza. Estoy preparada para morir en esta habitación, a menos que encuentre un lugar mejor".

Cuando Israel bombardeó Palestina durante 50 días el pasado verano, ella se quedó en casa. Porque, si no sale para ir a sus exposiciones, tampoco sale por miedo.

Nidaa Badwan ha aprendido a disfrutar del aislamiento, sí. Pero, en el fondo, querría poder salir de su habitación y no estar en Gaza, sino mucho más lejos del odio y de la guerra que la condenaron al encierro.

Entretanto, el arte es su único compañero.

[Vía New York Times]

Así se ilumina la soledad

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar