PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

El arte urbano que vive en tu azotea y sueña con tocar el cielo

H

 

Estos monumentales gigantes duermen donde menos lo esperas

Luis M. Rodríguez

10 Febrero 2015 06:00

Están entre nosotros, aunque cueste verlos. Es una simple cuestión de posición y escala, de dónde colocar los límites de la mirada.

Ella et Pitr hace tiempo que despegaron sus pies del suelo. Lo suyo es el arte de la sorpresa, el que aparece donde no lo esperas, el que adopta formas que desafían la lógica de unos sentidos que empiezan a quedarse viejos.

Sus piezas a menudo nos convocan a un juego de miradas múltiples. Sin la perspectiva adecuada, sus pinturas e instalaciones se desarman en un conjunto desordenado de trazos sin cohesión aparente. Durante unos segundos, la consciencia queda atascada en lo sensible, engañada por la incoherencia de las marcas que observamos en paredes y suelo. Perspectivas particulares sobre espacios comunes: ese es su juego. Y en su última serie de obras, la perspectiva la marca el cielo.

Con Sommeils Lourds (algo así como 'pesado sueño' en francés), Ella et Pitr nos invitan a imaginar una historia que es mucho más grande que nosotros. Una historia que sólo se nos revela cuando elevamos el vuelo, cuando aspiramos a vivir a vista de pájaro. Sólo entonces alcanzamos a ver a sus criaturas: gigantes que, ajenos al ruido de su entorno, duermen a pierna suelta en patios de colegio, pistas de aterrizaje, huertos y tejados.

Sus personajes son siempre tiernos y cercanos, siempre parecen serenos, cómodos en sus cuerpos y en su sueño. ¿Tal vez una referencia a una niñez en la que nos sentíamos a salvo? ¿Un comentario sobre la hiperexigencia y el estrés de la vida moderna que nos consume las fuerzas? ¿Un alegato visual a favor de la vuelta a esos ritmos de vida menos materialistas y más calmos que propugna el Slow Movement?

Probablemente haya un poco de todo eso. Y tampoco está de más que alguien nos recuerde que, a veces, es necesario desacelerar para llegar más lejos.



A veces, hay que desacelerar para llegar más lejos





share