PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Dientes, antepasados y felicidad: seis consejos de Patti Smith para la vida

H

 

Los mejores fragmentos del discurso de graduación que la cantante y poeta dio en el Instituto Pratt de Nueva York

Carlota Ming

16 Octubre 2014 06:00

En mayo de 2010, Patti Smith dio un discurso de graduación en el Instituto Pratt, muy famoso en Nueva York por el alto nivel de sus cursos y masters artísticos y por no tener ánimo de lucro. La venerada cantante, performer, poeta y filósofa regaló sus reflexiones a la joven audiencia. Siguiendo la estela del escritor Kurt Vonnegut, Smith sintetizó saberes vitales con gran ingenio y sabiduría. Visto lo visto, algunos discursos de graduación deberían ser considerados obras de arte.

1. Ve al dentista.

“Ahora que estoy aquí, lo que más me apetece es hablar de salud dental. Los dentistas de mi generación eran los dentistas del ejército que regresó de la Segunda Guerra Mundial y creían que la clínica era un campo de batalla. Vosotros tuvisteis la oportunidad de gozar de una mejor salud dental. Y digo esto porque vosotros queréis dar vueltas por la noche porque la luz arde en vuestro interior, porque queréis hacer vuestro trabajo, porque queréis terminar ese lienzo, porque queréis ayudar al prójimo. No estáis nerviosos por necesitar un maldito tratamiento”.

2. Vuelve a intentarlo, e inténtalo otra vez.

“Pinocho salió al mundo. Siguió su camino lleno de buenas intenciones, con una visión. Fue directo a hacer todas las cosas que soñaba, pero las dejó una a una. Estaba distraído. Vaciló, cometió errores. Pero siguió. Pinocho, al final, se hizo a sí mismo: la pequeña llama que había que había dentro de él no se extinguía. Da igual lo que pasara alrededor.

Todos nosotros somos Pinocho.

¿Y sabéis cuál es mi conclusión tras varias décadas de vida? Una y otra vez, somos Pinocho. Logramos nuestro objetivo, nos convertimos en nosotros mismos a otro nivel, y luego queremos ir más allá. Cometeremos nuevos errores y tendremos nuevas dificultades, pero prevaleceremos. Somos humanos. Estamos vivos. Tenemos sangre”.

3. Hazte un nombre.

“¿A qué debemos aspirar a medida que avanzamos en nuestro camino? Cuando yo tenía veinte años, tuve la suerte de hacerme amiga de William Burroughs. Una vez le pregunté: '¿A qué debo aspirar?' Él se quedó pensando y dijo: ‘Querida, una American Express estaría bien’. Pero después me dijo, muy pensativo: ‘Construye tu nombre’. Yo dije: ‘William, mi nombre es Smith’, y él respondió: ‘Bueno, fórjalo más’. Lo que William quiso decir es que me hiciera un buen nombre, porque un nombre no es para hacerse famoso. Él no estaba hablando de ser una celebridad, sino de dejar que tu nombre te irradie, que magnifique quién eres, tus buenas obras, tu código de honor. Construye tu nombre del mismo modo que marchas por la vida, y tu nombre te servirá”.

4. Tu mejor amigo eres tú.

“Uno puede preguntarse, ¿cuáles son mis herramientas? ¿Con qué puedo contar? Puedes contar contigo mismo. Creedme, sois vuestro mejor aliado. Tú sabes quién eres, incluso cuando a veces te vuelves un poco borroso y cometes errores, cuando pareces estar virando. Sólo tienes que profundizar más. Tú sabes quién eres. Sabes lo que hay que hacer. Y si cometes un error, está bien. Como dice la canción, acaba contigo mismo, pasa de ti y empieza todo de nuevo”.

5. No estás solo.

“No olvides que no estás solo. Tienes amigos y familiares, pero también tienes antepasados. Tus antepasados están en tu sangre. Llámalos. A través de las edades, su fuerza entra en ti. Y luego están sus antepasados espirituales. Pídeles. Ellos han llegado a través de la historia para estar a su disposición. Jesús dijo, ‘Yo estaré con vosotros siempre, hasta en el fin del mundo’. Allen Ginsberg y Walt Whitman están contigo. Elige con quién deseas caminar y él o ella caminará contigo. No olvides que no estás solo”.

6. Sé feliz.

“Cuando me fui de casa, le pregunté a mi padre qué consejo podía darme. Él era muy inteligente, muy culto, había leído todos los grandes libros, todos los grandes filósofos. Pero cuando le pregunté, sólo me dijo una cosa: Sé feliz. Es todo lo que dijo, así de simple. Os digo que estas cosas simples, como el cuidar de vuestros dientes y ser feliz, son vuestros mejores aliados. Porque cuando eres feliz, se enciende esa pequeña llama que te recuerda quién eres. Y prenderá, avivará tu entusiasmo por las cosas, hará que cumplas tu trabajo".

[Vía Brain Pickings]

share