Historias

Descubre el movimiento de los hombres que viven como cachorros de perro

Nacieron del BDSM pero ser un hombre-perro va mucho más allá de una relación de poder, tiene que ver con una vuelta a los básicos más primitivos

“Colin es solo alguien que está ahí para mí y eso me hace feliz, pero no siento amor romántico hacia él”.

Tom es humano pero descubrió que también era un cachorro de perro cuando conoció a Colin. Previamente, era consciente de que tenía un fetiche con la ropa ajustada de goma y látex, sabía que le gustaba dormir con un collar de perro, y hasta se compró una correa de paseo. Sin embargo, no fue hasta que Colin lo reconoció en un pub como cachorro cuando se dio cuenta de que realmente lo era.

"Le gustaba dormir con collar de perro y se compró una correa de paseo"

“Entré en pánico porque un perro sin collar es vagabundo, no tiene a nadie que cuide de él. Fue entonces cuando empecé a hablar con Colin por Internet y él se ofreció a cuidarme”.

Es el testimonio real que recogía recientemente el Guardian de un auténtico “human pup”, a raíz del estreno en Gran Bretaña del documental Secret Life of the Human Pups. Un documental que explora la cara menos conocido de un movimiento que nació dentro del BDSM y que ha ido ganando adeptos a lo largo de los últimos 15 años gracias a internet.

El cachorro humano medio es un hombre gay al que le gusta vestir de cuero, que le rasquen el estómago y las orejas, comer directamente de un comedero y jugar con juguetes de perro. Sus prácticas no tienen por qué estar relacionadas necesariamente con el sexo. Muchos grupos se reúnen para pasar la tarde siendo adorables cachorritos que juegan en el parque.

De hecho, el movimiento tiene hasta su propia competición, el Mr Puppy Europe, una mezcla de concurso de belleza y talentos celebrado en Amberes.

Tal vez, resulte difícil comprender porque un hombre adulto, con un trabajo estable y una buena salud mental dedica su tiempo libre a transportar huesos con la boca a cuatro patas. Sin embargo, estos hombres-cachorro son mucho más que lo que algunos juzgarían a la ligera como frikis que se disfrazan para llevar a cabo juegos de poder.

El movimiento se basa en la libertad para actuar de forma natural, incluso primaria.

"Todo se basa en la libertad de actuar de forma natural, incluso primaria"

Imagina salir del trabajo o de un examen horrible y poder convertirte, durante un rato, en alguien que no tiene que preocuparse por todas las cosas terrenales que diariamente nos consumen. Nada de facturas, nada de quebraderos de cabeza sobre dinero, fuera relaciones complicadas...

Convertirse en cachorro les permite a los miembros de la comunidad canina-humana disfrutar de la compañía de otros a un nivel muy simple.

Se trata de una forma de relacionarse con los demás escapando al mundo analítico y volviendo al mundo no verbal, preracional y preconsciente de cuando eras un bebé. En otras palabras, es una forma de explorar la parte intuitiva y emocional del ser humano a través del juego.

Una forma de contactar con nuestro lado más animal. Ese que hemos dotado de connotaciones negativas, rechazando que el instinto animal es el que, en realidad, nos rige y olvidando que tiene cosas tan positivas como la lealtad ciega perruna.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar