PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Las novelas de artes marciales del escritor que marcó a todo un país

H

 

Puede que no conozcas su nombre, pero sus historias llenaron los quioscos españoles durante décadas. A lo largo de su vida llegó a escribir más de 2.000 libros…

Juan Carlos Saloz

29 Julio 2016 11:26

Curtis Garland nació en 1929 en el Paralelo de Barcelona y murió en 2013 en la misma ciudad. En esos 83 años que pasaron de un momento al otro, escribió más de 2.000 novelas.

En realidad, el seudónimo de Curtis Garland solo es uno de los que utilizó Juan Gallardo, uno de los autores más prolíficos de los “libros de a duro” que dio España. Para que nos entendamos, los oficialmente llamados “bolsillolibros” eran novelas cortas que solían pertenecer a series y se apuntaban a las modas de géneros muy concretos como el western o el terror.

Eran las películas de serie b de la época y, a mediados del siglo XX, tuvieron una repercusión sin igual en el territorio nacional. Bruguera las editaba a montones y los autores que las escribían, como Garland, conformaban un colectivo al que podríamos llamar el proletariado de la literatura.

Renunciaban al éxito de los best-sellers y a ganar grandes sumas de dinero por un trabajo fijo, prácticamente en cadena y con fechas de entrega durísimas. No tenían una gran firma reconocible y sabían que nunca iban a estar en los números uno de crítica y ventas, pero su pasión era la escritura y esta era su mejor oportunidad para dedicarse a ello.



Curtis Garland vuelve a través de una campaña de crowfunding de Dlorean Ediciones.


Por más que no se convirtiera en un Stephen King, Curtis Garland consiguió tener un público fiel que mantuvo durante décadas. Escribir más de dos millares de libros le sirvió para hacerse con un fandom que creció con las aventuras que escribía. A día de hoy, todos estos seguidores siguen poniéndole de moda.

Los Tres Dragones de Oro es una campaña de crowfunding con la que la melancólica Dlorean Ediciones busca editar dos volúmenes que recopilen diez obras de Garland sobre artes marciales.

La serie que nombra el proyecto trata sobre un trío interracial de artistas marciales conformado por Frank Cole, un luchador y actor americano del tipo rubio y guapo; Kwan Shang, un artista marcial chino huido de su país; y Lena Tiger, una mulata de armas tomar que lucha activamente por los derechos de su raza.


La obra de Garland bebe directamente de su experiencia durante la Guerra Civil Española.



En la actualidad, la campaña ya ha cumplido su objetivo de recolectar 1.000 euros para editar la obra. Pero ahora buscan más impulso para hacer un mayor homenaje a un escritor poco valorado por el simple hecho de tomar la cultura popular como su mayor referente.

Lo cierto es que los argumentos de las obras de Garland, por típicos que pudieran parecer, tomaban referencias de su propia biografía. Aunque no cumple con el prototipo de autor nómada que hace de cada uno de sus viajes una aventura, vivió de cerca las consecuencias de la Guerra Civil Española.

Apenas tenía diez años cuando la aviación franquista bombardeó un tren nocturno en el que viaja de Barcelona a Madrid. Garland no sufrió heridas ni traumas, pero la experiencia de vivir una guerra de primera mano le inspiró a la hora de hablar de mundos fantásticos y lejanos donde no hay lugar para que el mal reine.



No vivió como un gran novelista, pero transportó a toda una generación a los rincones más recónditos del planeta.



Hijo de padres actores, desde siempre mostró su pasión por la escritura guionizando obras que su compañía interpretaba por toda España. Sin embargo, sus viajes por la península no parecieron servirle como grandes referencias, ya que en sus novelas se marchaba hasta destinos codiciados como Hong Kong o Los Ángeles.

Mientras escribía sus miles de libros, Garland tuvo tiempo de ejercer de periodista, crítico, actor, guionista y hasta de agente comercial. Se trataba de un todoterreno de los que se encuentran uno entre un millón. No sería un genio de su época, pero no hay duda de que consiguió marcar un antes y un después en el género con obras como La noche del cerebro o Las balas matan pronto.

Garlan convivió con su pareja durante prácticamente toda su vida adulta y no viajó a Nueva York hasta que ya había descrito todas las calles de la ciudad en sus novelas. Sin ningún tipo de vida espectacular, el escritor consiguió marcar a toda una generación con historias sin pretensiones pero con un objetivo claro: dar rienda suelta a la imaginación de jóvenes que buscaban evadirse a través de la lectura.


share