Historias

Cerveza vaginal: cuando el perdedor sexista se vuelve nicho de mercado

¿A quién vas a invitar a una? A una mujer no, desde luego

Sí, vamos a hablar de la idea de vender una cerveza vaginal. A nosotros también se nos escapa un poco la risa.

Al parecer, una compañía polaca ha decidido que hay mercado para vender Yoni, la primera cerveza hecha de bacteria vaginal. Y al parecer necesitan 150.000 euros para ello, según piden en su crowdfunding.

Veamos de qué va esto.

Para empezar, la empresa pide que te imagines a la mujer de tus sueños. Desconocemos hasta qué punto existe una mujer u hombre de tus sueños cuando uno tiene más de 17 años.

"Su encanto, su sabor, su tacto, su olor puedes tenerlo ahora en una botella".

Ok, ¿pero cómo?

"Hemos descubierto que todo está en una bacteria de ácido láctico de la vagina".

Warning: coartada científica.

Vale, y es de esa bacteria de donde hacen la cerveza...

"La cerveza contiene el instinto femenino".

Ok.

Ahora viene lo mejor.

Porque claro, ¿cómo sabe esta empresa, que me habla de la mujer de mis sueños, a qué vagina deben ir a extraer esa especie de Santo Grial del sexo? ¿Han inventado el match-paranormal?

Pues parece que donde hay que ir a por la materia prima es a la vagina de Alexandra Brendlova, una modelo checa.

Muy bien. Esa es la mujer de los sueños de todos los hombres. Lo dice internet.

"Sus feromonas siguen pegadas a ti una semana después de conocerla". Dicho así, suena como dejar el abrigo un fin de semana en la freidora de un McDonald's.

Botella negra, logo inspirado en una escultura vietnamita y un nombre, Yoni, que quiere decir vagina en sánscrito. Gracias, pero solo quería tomarme una cerveza, no compensar lagunas culturales comprando una.

¿Las recompensas del crowdfunding? Cinturones, mecheros dorados, fundas de madera para iPhone, polos y corbatas. Todo lo que un hombre de 55 años atrapado en el cuerpo de uno de 20 puede necesitar

¿La mujer como objeto de márketing sexual para vendernos una cerveza carísima? No, gracias.

No obstante, resulta muy adecuado el tono confiado, seguro, pretendidamente "masculino" de la iniciativa. Porque, ¿a quién vas a invitar a una cerveza vaginal?

A una mujer no, desde luego.

No ha sido nuestra intención ofender a ningún sexista loser que nos esté leyendo. Al fin y al cabo, estamos siendo suaves. Ellos saben bien qué adjetivos le pondrían a una iniciativa femenina de cerveza hecha de semen ;)

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar