Historias

Bricomanía para padres modernos: 22 trucos para molar a costa de tu hijo

A veces nos esforzamos por ser tan cool que nos olvidamos de lo más importante

La periodista Mónica Escudero lo advertía hace poco: ¡no más artículos sobre mamás hipsters! Mismamente aquí comprobábamos cómo dos voces tan distintas como las de César Rendueles y Kiko Amat se ponían de acuerdo ante la idea de que la paternidad es una gran resaca, y que los padres modernos no existen. Sin embargo, las editoriales seguían lanzando al mercado guías, antiguías y manifiestos a propósito de cómo ser un papá moderno, cómo sobrevivir a los berridos del niño y seguir siendo cool, o incluso cómo pasar a tus hijos al lado oscuro y volverles tan frikis y geniales como tú.

El mito del padre moderno está ahí para hacernos sombra: es como si hoy no pudieras ser alguien si no eres un papi o una mami guay. Y ya no se trata sólo de una cosa de actitud, sino que también hay que estar al día, ser imaginativo y conseguir que la creatividad rebose los márgenes de lo previsible. La experiencia de procrear nos convierte en inventores bricomaníacos. Nuestras casas se convierten en el plató de Art Attack y nuestros pobres bebés en conejillos de Indias.

Pero ya crecerán, ya.

Veréis cuando nos la devuelvan.

Mientras tanto, aquí va una pequeña colección de trucos para molar a costa de tu hijo. Algunos hasta parecen útiles.

Para que no se me caiga, le pongo esta cestica.

Cuando "sooo cute" significaba "que síiiii papá".

En realidad es ella la que me está sujetando a mí.

Pensé "a ver si se va a asfixiar" y le puse un ventilador. Qué ingenioso.

Así juegan y me quitan la tortícolis.

Para darnos la mano-oso y no pasar fresco.

El carricoche de los papás skaters. Lo puedes usar hasta sin niño.

No le cae agua en los ojos, y sirve de regadera. ¿A que mola?

Les encanta estar juntos.

¡Fop fop! El día de limpieza no se libra nadie.

Por mucho que lo decoremos, limpiar sigue siendo un rollo.

No sabíamos qué hacer con estas cortinas horribles, pero ahora nuestra niña está como una reina.

La A es la niña y la B es el niño... o no... espera...

Pota de perrico para empezar el día.

Un pequeño paso para el hombre.

Para los fans de Juego de Tronos.

Ya que nuestra generación lo derrochó todo, enseñémosles a ahorrar.

Se acabó tener frío en el culito.

No repitáis esto en vuestras casas.

Y así nos ahorramos disgustos con las paredes.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar