PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Basura blanca: arte contra las desigualdades de clase

H

 

La artista Kim Alsbrooks retrata a la élite blanca estadounidense del siglo XIX en latas y tetrabriks

Luna Miguel

20 Junio 2014 12:50

Por muchas películas que hayamos visto a propósito de la igualdad, la aceptación y la superación del racismo en los Estados Unidos, aún existen regiones dentro del país en las que el tufillo a discriminación sigue manando de las calles y de las bocas de sus habitantes blancos. Una cosa es lo que dice el cine y otra muy distinta lo que dicen las estadísticas, la presión cultural y la manía de muchos por expresar ese orgullo patrio tan tremendo.

La artista Kim Alsbrooks proviene del sur norteamericano, específicamente de Charleston, en Carolina del Sur, una de las ciudades más antiguas del estado y, por lo tanto, uno de los lugares con el pasado esclavista más pronunciado de la región. Alsbrooks siempre ha sentido desapego hacia la historia sangrienta y racista de este lugar y desde hace años su trabajo ha dado la vuelta al mundo precisamente por el carácter reivindicativo que lo caracteriza.

Así, Alsbrooks recupera algunas de las figuras de los primeros aristócratas de su región y los dibuja con mucho mimo sobre basura. Latas de cerveza o de conservas, tetrabriks y cartones arrugados. Todo sirve como lienzo para reinventar el concepto de “basura blanca” y mostrar qué poco valor tiene haber sido noble o poderoso cuando tu rostro puede acabar en un trozo de chapa. Los retratos que solían formar parte de mármoles y bellos mosaicos son ahora deshechos fáciles de borrar de la memoria.

Recientemente, Staff Pick de Vimeo recomendaba una videoentrevista entre la propia Kim Alsbrooks y el videoartista Jesse Brass. Ante las críticas, ella se defiende argumentando que aunque reivindicativo, su trabajo siempre ha sido respetuoso. «Simplemente hago lo que me gusta hacer», concluye Alsbrooks, con una sonrisa imborrable.

Kim Alsbrooks.

Kim Alsbrooks.

Kim Alsbrooks.

Kim Alsbrooks.

Kim Alsbrooks.

Kim Alsbrooks.

Kim Alsbrooks.

share