Historias

La conspiración que explica por qué los clubes vascos ganaban tanto en los 80

Infidelidades, ETA y fútbol amañado. Te presentamos el libro que va a incomodar a todo el mundo

Como si a los vietnamitas les dicen que ganaron la guerra porque los americanos se dejaron. O como si en El Show de Truman, Jim Carrey fuese la izquierda abertzale y Ed Harris el gobierno de España.

Un orgullo nacional basado en una mentira; una satisfacción fundada en la chufla. Más o menos esto es lo que plantea Ricardo Gómez en su primera novela, Gooolpe de vista, donde una aventura extramatrimonial lleva al protagonista hasta una estrambótica trama para neutralizar a ETA desde Madrid.

En 1978 ETA mataba a 64 personas. En 1979 a 84. En 1980 a 93, siendo este su año más mortífero. Según el complot, a principios del 81 habrían comenzado unas reuniones en San Sebastián fomentadas por el militar Guillermo Quintana Lacaci, nostálgico del franquismo que buscaba una solución más sutil que el golpe de estado del 23-F.

El militar se compinchó con políticos, periodistas, el presidente de la Federación Española de Fútbol y los presidentes de Athletic de Bilbao y Real Sociedad.

¿El objetivo? Que los clubes vascos triunfasen para desatar una fiebre futbolística que despolitizase Euskadi. Así evitaría que ETA siguiera reclutando jóvenes para sus comandos.

En 1981 la Real Sociedad ganaba la liga en el último minuto y ETA mataba a 32 personas, tres veces menos que el año anterior.

La jugada se repitió al año siguiente. La Real bicampeona. 41 muertos. El 'experimento' de llenar la selección española de vascos de la Real salió fatal. El desastre fue total para los Arkonada, Alonso, Zamora, Satrustegi o Ufarte en el mundial 82.

También te puede interesar nuestra entrevista a Javier Clemente: 'Habla el seleccionador que fue enemigo público de media España'

En 1983 sería el Athletic de Clemente el campeón de liga, en un momento en que el Real Madrid lo tenía todo de cara y en una extraña última jornada de primas y decisiones arbitrales. ETA mató ese año a 44 personas. El año siguiente, el Athletic volvió a repetir título.

ETA acabó con 32 personas en 1984. Una de ellas sería el ideólogo de esta disparatada trama políticofutbolera, Quintana Lacaci, que hoy es recordado como un héroe que abortó el 23-F.

O como un héroe que salvó a España y que no dudaba en citar al mismísimo Franco cuando decía que los militares deben 'elevar siempre los pensamientos hacia la Patria y a ella sacrificarlo todo, que si cabe opción y libre albedrío al sencillo ciudadano, no la tienen quienes reciben en sagrado depósito las armas de la Nación, y a su servicio han de sacrificarse todos sus actos'.

¿Acaso no hay mayor prueba de patriotismo para un español, según esta ficción, que hacer que los equipos vascos ganen la santísima Liga de fútbol?

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar